Carole Clancy, quien es supervisora de educación especial de las escuelas de la ciudad de Lancaster en Pensilvania, tenía un gran problema: no lograba conservar a sus maestros. Los estudiantes de las clases de educación especial estaban distraídos y eran problemáticos. “Tenían fama de ser ingobernables y estar fuera de control”, dice. Pero eso fue antes de que empezaran a practicar la conciencia plena en el salón de clases.

Cuando Wynne Kinder, instructor principal del programa de conciencia plena ” Wellness Works in Schools” (el bienestar funciona en las escuelas) entra en el aula de educación especial de Kristina Suter en la Lincoln Middle School en Lancaster, el grupo de estudiantes de sexto, séptimo y octavo grado ya está moviendo mesas y organizando las sillas en filas para lo que la escuela llama la clase de “habilidades sociales“.

“Siempre hay uno o dos que son muy reacios a venir y sentarse”, dice Kinder. “Las transiciones son difíciles para muchos de estos niños. A menudo empiezo con una historia personal relacionada con el tema, por ejemplo, la resiliencia”. La historia atrae a los niños. Todo se trata de establecer una conexión. Luego ella hace sonar las campanas. “Les pido que se den cuenta de lo que hace su mente cuando percibe el sonido”.

Con los ojos cerrados, los estudiantes se concentran en su postura. “Les pido que se sienten y que imaginen que están sobre una montaña para que sientan su dignidad y fuerza”, dice. “Trabajo con ellos para que reconozcan lo que su postura dice acerca de nosotros y luego en lo que su postura comunica al mundo”. Muchos de los ejercicios de Kinder se relacionan con las sutilezas de los diferentes tipos de atención. Atención a la respiración, a cómo se sienten las diferentes partes de sus cuerpos, cómo sus pies se conectan con el suelo, sus posturas con sus sillas.

Aprender a controlar la atención

Y todo ello es muy concreto y muy arraigado al momento actual. “Se trata de desarrollar el control de la atención”, dice. Kinder termina cada clase con un “silencio profundo” porque, dice: “Si puedes calmarte y llevarte a ti mismo a un lugar donde tu mente esté tranquila, esa es una gran herramienta”.

Suter está convencida de que enseñar conciencia plena ayuda a sus niños, especialmente a aquellos que sufren de ansiedad. Y son muchos. “A menudo están preocupados por todo lo que está pasando”, dice Suter. “Y por lo que ocurrirá más tarde. Tienen problemas para concentrarse en el momento. La conciencia plena los trae de vuelta al momento presente para que puedan aprender.”

Rick Kinder, el padre de Wynne, es el cofundador de “Wellness Works in Schools”, y lleva 11 años llevando el programa de consciencia plena a las escuelas de bajos ingresos del condado de Lancaster. “Nos contratan donde sea más necesario —dice— por ejemplo, en las clases donde hay niños que tienen el trastorno por déficit de atención con hiperactividad o TDAH, que han sufrido traumas o que están en el espectro del autismo“.

“Una vez que los niños sienten que pueden calmarse a sí mismos, incluso solo a través de la respiración, es como el momento ‘wow'”, añade. “El objetivo final es la autoconciencia y la autorregulación“.

Relacionado: El poder de la conciencia plena

Crear un ambiente de calma en clases

Kinder fue uno de los primeros en llevar la conciencia plena a un ambiente escolar. Pero pronto aprendió a no usar en las escuelas a las que asisten los asociados de Kinder los términos “yoga” y “meditación”, ambos estrechamente asociados con la práctica de la conciencia plena . “Creo que no se entiende mucho la palabra ‘conciencia plena´. Tiene sus raíces en el budismo, pero vas a la oficina del director y dices ‘traeré el yoga aquí’, y ellos dirán: ‘No en mi escuela’.”

Como sea que se llame, los resultados del programa de Kinder hablan por sí mismos, dicen los educadores. “Crea calma en esos salones de clase”, dice Clancy. “Los estudiantes aprenden a autorregular sus comportamientos. Evitan el conflicto y también las situaciones que podrían meterlos en problemas”.

Dos estudios diferentes realizados por Cheryl Desmond, PhD, y Laurie Hanich, PhD, con niños de escuela media que habían tomado el curso “Wellness Works in Schools” mostraron avances significativos en la autorregulación y la función ejecutiva. Y Lisa Flook, PhD, una investigadora del Center for Investigating Healthy Minds de la Universidad de Wisconsin, ha encontrado que los niños que tienen más dificultades con la autorregulación son los que más se benefician de un programa basado en la conciencia plena.

Ayudar a los niños a manejar el estrés

Randy Fernando de Mindful Schools, el programa con sede en Oakland, California, que lleva clases de consciencia plena a los grados K-5 en la mayoría de las escuelas de bajos ingresos dice que “si podemos llegar a los niños que tienen más problemas, los estamos ayudando a ellos y a sus maestros, y para muchos de estos niños es la primera vez que se sienten en paz”.

Sin embargo, eso no significa que la conciencia plena no pueda ayudar enormemente a los niños y adolescentes de la población general a afrontar las dificultades cotidianas de la vida infantil de hoy en día, tan estresante y saturada.

La conciencia plena llegó a la pequeña isla de Nantucket (que tiene una población permanente de aproximadamente 10.000 habitantes) hace solo unos años atrás, cuando se introdujo en la Nantucket New School, una escuela diurna independiente que va desde el preescolar hasta el octavo grado. En parte esto se debió al esfuerzo de esa comunidad tan unida por responder de manera significativa a cuatro suicidios de adolescentes que se habían producido en menos de dos años. “Nos dimos cuenta de que podíamos ayudar a los niños a obtener herramientas para el control del estrés desde temprana edad, las cuales se transferirían a la adolescencia y a la edad adulta”, dice Lori Corry, gerente comercial de la escuela y una apasionada defensora de la conciencia plena. Después de investigar varios programas diferentes, un comité dedicado al bienestar de los estudiantes de la escuela eligió MindUP de la Fundación Hawn, un plan de estudios de aprendizaje social y emocional basado en la atención plena. ” El objetivo es ayudar a los niños a manejar su propio estrés a medida que se convierten en adultos”.

Limpiar su corteza prefrontal

Si la estudiante de segundo grado Sally Laurencelle es una indicación, el programa MindUP está avanzando. Una noche, no hace mucho, Sally, su hermano Addie Jr., de 11 años, su hermana Gabrielle, de 9 años y los padres de Sally estaban sentados en la mesa cuando los hermanos de Sally empezaron a discutir. “Se intensificó y Gabrielle simplemente perdió el control”, dice el padre de Sally, Addie. “Ella estaba gritando y llorando. Fue una verdadera crisis“. Hasta que Sally intervino. “Casi me caigo de la silla”, dice Addie. “Tan tranquila como Sally puede ser, dijo: ‘Gabrielle, tienes que respirar profundamente y limpiar tu corteza prefrontal’. Te sentirás mucho mejor”. Y la cuestión es que ella entendió perfectamente de lo que Sally estaba hablando. Dijo: ‘Hablamos de eso en la escuela todo el tiempo’. Fue increíble”.

Todos los maestros de la escuela están capacitados en este programa y ellos mismos practican la atención plena durante la jornada escolar. “Nuestras reuniones de maestros siempre empiezan con tres minutos de respiración en silencio”, dice Dennie Doran, directora y maestra de la Upper School en la Nantucket New School. “Cuando suena la campana, todos nos relajamos y hacemos una respiración profunda y dejamos de hacer lo que estamos haciendo, y luego empezamos la reunión de maestros”. Ella también tiene en su teléfono la misma aplicación (“Take a Chill”) que recomienda a sus estudiantes.

Los problemas de disciplina se convierten en momentos de aprendizaje

Doran, que ha estado en la escuela durante nueve años, dice que definitivamente ve un efecto de “antes” y “después” desde que empezaron a enseñar conciencia plena. “Desde los niños de 3 años hasta los de 14 tenemos un lenguaje común: ‘¿Fue una decisión consciente?’ ‘¿Pensaste en la decisión?’. ‘Detente y respira’. Así que para cuando los niños de primaria lleguen a la escuela media, estaremos lidiando con momentos de aprendizaje en lugar de problemas de disciplina. Están aprendiendo a ser concientes de sí mismos y luego tomarán decisiones basadas en esa autoconciencia”.

Relacionado:

Descifrar el código de comportamiento
¿Por qué los niños tienen problemas con las transiciones?
Cómo la ansiedad conduce a comportamientos conflictivos
De qué manera el trauma afecta a los niños en la escuela