El Dr. Lawrence Scahill, profesor de la Facultad de Medicina de Yale y experto en psicofarmacología, analiza los mejores tratamientos para los trastornos de tics como el de Tourette. Los medicamentos pueden ser muy efectivos, dice, pero las nuevas intervenciones conductuales como la terapia de reversión de hábitos (TRH) también están produciendo buenos resultados.

Transcripción:

¿CUÁLES SON LOS TRATAMIENTOS MÁS EFECTIVOS PARA TOURETTE?

En el mundo del tratamiento de tics, medicamentos y recientes intervenciones conductuales han demostrado ser eficaces. Hablaré primero sobre medicamentos. Y en el mundo de medicamentos para Tourette, hay dos clases principales que hemos usado y estudiado, y hay medicamentos que comenzaron sus carreras como medicamentos para la tensión arterial. Son medicamentos que tienen un efecto sutil en un químico cerebral en particular llamado norepinefrina en el cerebro. Y esos medicamentos desaceleran ese sistema un poco y en algunos casos tienen efectos benéficos en tics. Diría que cerca de la mitad de niños tratados con uno de estos medicamentos, clonidina y guanfacina mostrarán algunos beneficios.

El otro grupo importante de medicamentos que hemos usado en el síndrome de Tourette, los llamados medicamentos anti-psicóticos. Y son medicamentos que desarrollamos para el tratamiento de la esquizofrenia, de ahí el término antipsicótico. Y esos medicamentos bloquean otro químico en el cerebro llamado dopamina. Y estos medicamentos son confiablemente efectivos, pero tienen efectos adversos que nos harán pausar porque esos medicamentos no han sido todo lo que quisiéramos que fueran.

También hemos estado interesados en enfoques alternativos, en particular intervenciones conductuales. Muchos individuos con Tourette te dirán que tienen un sentimiento o urgencia o una sensación antes de un tic. Ellos ven esa sensación, ven esa advertencia como poco placentera. Lo que usamos en la reversión de hábitos, es explotar esa urgencia premonitoria.

Explotamos la idea de que de echo es una señal de que el tic está por suceder. Y tratamos de entrenar a la persona para volverse consiente de esa premonición a tiempo y entonces tomar una actitud que es incompatible con su tic. Si una persona tiene un tic de sacudir la cabeza, y responde a una urgencia premonitoria en su hombro, podríamos decirles que muevan su cabeza hacia abajo y sostengan su mentón en el centro. Si están haciendo eso, no pueden sacudir su cabeza hacia un lado y la idea es que la urgencia premonitoria pasará. Esa es la sencilla idea de revertir el hábito. ¿Funciona? Tenemos dos estudios que muestran que funciona.

El efecto, la magnitud del beneficio no es tan bueno como nuestro mejor medicamento, pero como mencioné previamente, nuestros medicamentos tienen efectos adversos.