P:  Mi esposo y yo hemos empezado la mediación del divorcio. Él planea seguir viviendo en casa por razones económicas. Vamos a poner la casa a la venta en un mes. ¿Cuándo deberíamos decir a los niños que nos vamos a divorciar? ¿Esperamos hasta que nos mudemos? ¡Es tan estresante! Las edades de las niñas son 12, 10 y 6 años.

R: En general es conveniente hablar con sus hijos lo antes posible sobre su decisión de divorciarse. Usted no debe esperar  que su marido se mude. Los niños son increíblemente intuitivos, incluso si cree que ellos no saben nada, es posible que ya tengan idea. Y para ellos es importante enterarse primero por ustedes que por otras personas. Cuanto antes lo hablen es mejor.

Hay algunas excepciones a esta regla. No deben decirles a sus hijos que se van a divorciar hasta que estén totalmente seguros. Si van a seguir viviendo juntos por un año más, entonces probablemente sus hijos no necesitan saberlo. Pero si la separación  va a ocurrir dentro de los próximas dos o tres meses o si el acuerdo sobre la custodia de los hijos se va a hacer efectivo en poco tiempo o si alguien lo va a tramitar en los próximos dos o tres meses, entonces definitivamente deberían comunicarles.

Ahora bien, hay algunas cosas que deben y no deben hacer cuando tengan esta conversación. Deben estar los dos presentes cuando se lo digan a los niños. Deberían tener cierta idea de cómo van a compartir el cuidado de sus hijos, y compartirlo con ellos de la forma más directa posible. Deben tener cuidado de no culparse el uno al otro. Hay que presentar el divorcio como una decisión conjunta. No es culpa de nadie, ni de mamá, ni de papá, y evidentemente tampoco de los niños. Ellos necesitan saber que sus padres les aman y que van a continuar estando disponibles para ellos, y que no se les va a poner en medio de la situación, así que no tendrán que elegir un bando.

Deben estar preparados para reacciones de rabia y tristeza. Cada niño asimila estas noticias de una forma diferente. Ustedes conocen su personalidad y temperamento, así que tienen que intentar anticipar como cada niño va a reaccionar y preparar una estrategia acorde a su reacción.

No se lo digan cerca de las vacaciones o cumpleaños. Tampoco se lo digan en un lugar público o justo antes de ir a la cama. Si uno de sus hijos les ataca verbalmente a usted o a su esposo, prepárense para defenderse mutuamente. Si una de sus hijas dice “Papá, tú siempre has sido malo”, prepárese para discrepar. Dígale, “tu papá siempre intenta ser un buen padre y te quiere mucho”. Además esta conversación no debe ser una oportunidad para discutir. Si esa es su intención, resérvenla para los tribunales.

  • Was this article helpful?
  • Yes   No