Durante la crisis del coronavirus, los padres se han visto obligados a manejar la educación de sus hijos. La manera cómo lucirá esto dependerá de la edad de su hijo y de su perfil de aprendizaje individual. Aún así, hay algunas pautas y principios que pueden ser útiles para cualquier padre que esté apoyando el aprendizaje en el hogar de alumnos entre séptimo y noveno grado (7-9).

Lea más artículos sobre la crisis del coronavirus aquí.

¿Cómo aprenden los estudiantes de los grados 7-9?

Los estudiantes en estos grados están experimentando los tiempos más agitados de sus vidas: la adolescencia. En esta edad están sucediendo muchos e importantes desarrollos psicológicos, que incluyen:

  • Formación de identidad y valores individuales
  • Aprendizaje de habilidades para ser independiente y productivo
  • Establecer independencia emocional de los padres
  • Desarrollo de la sexualidad y roles sociales basados en el género
  • Construcción de relaciones más maduras con sus compañeros

También ocurren numerosos cambios biológicos que afectan el aprendizaje. En este punto, el cerebro de su hijo sólo está al 80 por ciento del camino hacia la madurez. El lóbulo frontal, que media nuestros juicios, razonamiento abstracto, control de impulsos y toma de decisiones, aún no está completamente desarrollado.

Es por eso que una parte importante del aprendizaje durante la adolescencia es desarrollar habilidades de autorregulación. La autorregulación es el acto de manejar actitudes, sentimientos y comportamientos para permitir acciones dirigidas a objetivos que son necesarios para el éxito en la escuela, las relaciones y el lugar de trabajo. Para los estudiantes en los grados 7-9, hay un aumento significativo en la planificación estratégica, el pensamiento abstracto y el comportamiento dirigido a objetivos. Sin embargo, ellos todavía carecen de las habilidades para organizar la información de manera eficiente, monitorear su propio comportamiento y considerar las consecuencias a largo plazo. Conforme a esto, puede notar una discrepancia entre lo que su hijo sabe y lo que hace. Ayudar a los niños a aprender cómo aplicar sus conocimientos es un objetivo clave de la educación para estos grados.

Relacionado: Estrategias para apoyar el aprendizaje en casa para cada edad

¿Cómo pueden los padres apoyar a los estudiantes de los grados 7-9?

Hay muchas cosas que los padres pueden hacer para apoyar a sus hijos durante este tiempo. Pero primero, recuerde: ¡no puede hacerlo todo! Elija las estrategias que funcionen mejor para usted y su familia y no se preocupe si algunas cosas se quedan en el camino.

  • Apoye sus habilidades de organización. Ayude a su hijo a manejar materiales y útiles escolares. Haga cajas para las tareas, listas de verificación, horarios claramente publicados y un espacio de trabajo limpio y sin distracciones. Ayúdelos a administrar el tiempo proporcionándoles rutinas razonables y consistentes, estableciendo una pantalla visual (con reloj de manos, reloj de pared o calendario), creando listas y enseñándolos cómo generar esquemas. Pase tiempo con su hijo practicando la planificación de las próximas tareas, mientras lo premia y elogia por sus éxitos.
  • Cree un marco para el aprendizaje. En este momento, no es realista esperar que su hijo complete un día escolar completo siguiendo un horario rígido, pero aún puede ofrecerle alguna orientación. Proporcione a su hijo un horario razonable para realizar el trabajo en períodos claramente definidos.
  • Colabore con los maestros. Las escuelas están ofreciendo niveles de servicio muy diferentes en este momento, desde la instrucción virtual hasta la entrega de hojas de trabajo. Tenga en cuenta que la mayoría de los maestros no han hecho esto antes; también están genuinamente tratando de descubrir cómo ayudar a los niños a aprender de forma remota. Si puede, es una buena idea pedir ayuda a los maestros cuando sea necesario y hacer una lluvia de ideas sobre cómo hacer que el aprendizaje remoto funcione mejor para su hijo. Además, considere preguntar al maestro cuánto debe revisar y corregir el trabajo de su hijo y aclarar qué tareas deben tener prioridad. No se olvide de contarles a los maestros las historias de éxito de su hijo para que puedan compartirse con la comunidad en general.
  • Provea oportunidades fuera del aprendizaje. Estimule a su hijo a crear descansos y momentos para socializar, hacer ejercicios y disfrutar del entretenimiento. La idea es hacer primero una sesión de trabajo y luego proveer una recompensa con una actividad placentera.
  • Ayúdelos a dormir bien por la noche. Los adolescentes necesitan entre 8 y 10 horas de sueño por noche. Sin embargo, la mayoría de los adolescentes obtienen 7 horas o menos. No dormir lo suficiente puede afectar el estado de ánimo de su hijo, así como las funciones cognitivas, como la atención, la memoria y la velocidad de procesamiento. Algunas estrategias que pueden ayudar incluyen lo siguiente:
  • Cree un horario de sueño para despertarse y acostarse aproximadamente a la misma hora en las noches escolares y las noches no escolares
  • Estimule a su hijo a no dormir los fines de semana para “ponerse al día” con el sueño
  • Permítale dormir la siesta durante 15-20 minutos temprano en la tarde, pero evite las siestas más largas
  • Haga que los 30 a 60 minutos antes de acostarse sea un momento tranquilo o relajado Apague todos los dispositivos electrónicos
  • Ayúdelos a crear un ambiente físico para dormir que sea cómodo, fresco, tranquilo y oscuro

¿Cuál es el mejor horario para los estudiantes de los grados 7-9?

No hay una respuesta correcta para esto: es importante ser realista sobre lo que usted y su familia pueden manejar. Dicho esto, los estudiantes de séptimo a noveno grado se beneficiarán de tener un horario diario que se desarrolla en colaboración con sus padres. Este horario puede ser más o menos similar a la estructura proporcionada en el aula y puede incluir tiempo para actividades físicas, proyectos creativos, chequeos con amigos así como también actividades académicas más tradicionales.

Probablemente no sea realista cubrir todo el mismo material académico que su hijo tendría en la escuela, pero aún puede crear tiempo para todas las asignaturas generales que normalmente habrían estado estudiando. Para estos grados, el contenido que generalmente se enfatiza incluye lo siguiente:

  • Lenguaje en idioma inglés (ELA): los estudiantes en esta edad generalmente están aprendiendo a reunir conocimientos e ideas de múltiples textos y formar sus propias interpretaciones de la información.
  • Matemáticas: el plan de estudios de matemáticas para estos grados varía, pero a menudo incluye ecuaciones, funciones, geometría, estadísticas y probabilidad.
  • Historia/Estudios Sociales: encontrar ideas clave, usar evidencia de manera efectiva y apoyar conclusiones son especialmente importantes en los grados 7-9.
  • Ciencias: los estudiantes en los grados 7-9 a menudo se centran en sacar inferencias de datos y analizar información.
  • Idiomas del Mundo: muchos estudiantes están adquiriendo habilidades básicas en un idioma extranjero en este momento.

Es útil alternar las asignaturas que les gustan a su hijo con las que menos le entusiasman. En general, concentrarse durante aproximadamente 30-45 minutos a la vez funciona mejor para este grupo de edad, aunque eso puede ser demasiado largo para algunos niños. Debido a que los niños en estos grados a menudo tienen diferentes horarios escolares en diferentes días de la semana, también pueden manejar un horario más flexible que varía según el día.

¿Cómo pueden los padres apoyar la salud mental y emocional de los estudiantes de los grados 7-9?

En estas circunstancias estresantes, las necesidades emocionales y de salud mental de su hijo son tan importantes como su aprendizaje académico.

  • Practique la conciencia plena. Para involucrar a su hijo en actividades de conciencia plena, comience compartiendo por qué vale la pena intentarlo. Puede compartir sus propias experiencias con el manejo del estrés. Una vez que tenga la aceptación de su hijo, las actividades de conciencia plena pueden incluir ejercicios de respiración cortos y meditaciones guiadas. O puede probar actividades más activas de conciencia plena, como jardinería consciente, pintura dirigida o simples posturas de yoga.
  • Valide sus emociones. Cuando los niños se sienten escuchados y comprendidos, es más probable que sean receptivos a los comentarios y sugerencias. Es natural que la situación actual sin precedentes genere una variedad de emociones, como ansiedad, desilusión por eventos cancelados o soledad. Cuando su hijo exprese estos sentimientos, asegúrese de hacerle saber que su respuesta es normal y que está tomando en serio sus emociones.
  • Fomente la socialización, las rutinas y los hábitos saludables. El estrés y la falta de estructura que se derivan de la situación actual pueden hacer que sea fácil caer en hábitos que se sienten bien en el momento pero que pueden ser perjudiciales a largo plazo. Estimule a su hijo a comer adecuadamente (la mayor parte del tiempo), dormir lo suficiente (pero no demasiado) y mantener una rutina equilibrada (que incluya tiempo productivo y no productivo). Puede ser especialmente frustrante para su hijo no poder ver a sus amigos; una gran necesidad de conectarse, pertenecer y encajar es una gran parte de la adolescencia temprana. Además de validar sus sentimientos, sea directo con ellos sobre las formas de hacer que la situación sea más llevadera. Esto puede ser siendo más flexible con las reglas del tiempo que pasan en las redes sociales y les ayuda a generar nuevas formas creativas de socializar con sus amigos.
  • Programe sesiones de teleterapia si las cosas se están volviendo difíciles. Tenga cuidado con las señales de que su hijo puede necesitar más apoyo para su salud social y emocional. Si están experimentando desafíos con los que no está seguro de cómo ayudar, considere buscar el apoyo de un terapeuta que brinde sesiones remotas.

¿Qué pueden hacer los padres para controlar la resistencia de los estudiantes de los grados 7-9?

A menudo, el retroceso puede ser una señal de que su hijo no tiene una comprensión clara de las expectativas para una situación particular. Esto lleva a un desajuste entre la historia que su adolescente ha ensayado en su cabeza y la que usted ha ensayado en la suya. Para evitar conflictos, es importante tener claro lo que se espera que su hijo logre durante el aprendizaje remoto.

Parte de establecer expectativas claras es delinear las consecuencias de antemano tanto como sea posible. Tenga en cuenta que las consecuencias no tienen que ser “mayores” para ser más efectivas, incluso una pequeña consecuencia (como perder tiempo extra frente a la pantalla por una noche) puede ser motivante, siempre y cuando la aplique de manera confiable.

Es igualmente importante trabajar con su hijo para darle propiedad y un sentido de control sobre su entorno durante este tiempo incierto. Involucrar a su hijo en la toma de decisiones, como establecer un cronograma realista para realizar el trabajo, decidir dónde se realiza el trabajo y elegir objetivos personales para lograrlo, puede hacer que estén más dispuestos a seguir sus reglas.

Lea más artículos sobre la crisis del coronavirus aquí.