En temporada navideña, nos inundan imágenes en los medios de comunicación de familias felices disfrutando juntas esta temporada. Pero lo cierto es que alrededor del 50% de los matrimonios terminan en divorcio, y de los que siguen intactos, al menos algunos de ellos están descontentos. Entonces, si esas imágenes de las festividades fueran más precisas, mostrarían también a las familias que están teniendo dificultades. En consideración a la realidad, presentamos aquí algunos consejos para todas las familias en las que los padres no se llevan bien. No es necesario que esté divorciado para beneficiarse de ellos, también pueden resultar útiles para usted si en estos momentos está descontento con el otro padre de su hijo.

Concepto I: Dado que los padres son adultos, deben hacer sacrificios por sus hijos. Y como los niños son niños, no deberían tener que hacer sacrificios por sus padres. Piense en los sacrificios en beneficio de sus hijos como regalos navideños.

Sugerencia de regalo #1: Sea más comprensivo que nunca. Renuncie a lo que usted pueda querer o necesitar, y no le diga a los niños que lo está haciendo. Hágales pensar que el mundo es simplemente un buen lugar, para que así en el futuro tengan la confianza necesaria para perseverar en las tareas, a pesar de los obstáculos inevitables de la vida.

Concepto II: Lo mejor para los niños es no atarlos a un lazo de lealtad, de tal manera que no se sientan culpables por amar a ninguno de sus padres. Entonces, en lugar de pensar en lo maravilloso que sería para usted y su familia extendida tener a los niños para las festividades, debe pensar en lo que será mejor para los niños. Y los datos aquí son muy claros. Lo mejor para los niños es que los padres no se peleen entre sí. Entonces, cualquier cosa que pueda hacer para evitar una pelea es lo que debe hacer.

Sugerencia de regalo #2: Si ambos están peleando por los detalles del calendario de visitas, es posible que uno de ustedes simplemente tenga que decir: “Está bien, está bien, puedes tener Nochebuena y Navidad este año, y yo lo compensaré el año que viene, porque no quiero poner a los niños en medio de una disputa”. Eso es un regalo navideño. (Además, siempre puede consultar con su abogado en enero, cuando las cosas están menos ajetreadas).

Sugerencia de regalo #3: Otra cosa que puede hacer por los niños es colaborar con su excónyuge (o quien pronto lo será) sobre los obsequios que les van a dar, para que no haya competencia entre ustedes sobre quién da los mejores regalos. Y, por favor, no desautorice al otro padre. Si él o ella dice: “Los niños no pueden tener esto”, no se atreva a comprarlo. Sea un adulto.

Sugerencia de regalo #4: Para que sus hijos sepan realmente que las fiestas son para ellos, cada uno de ustedes debe animarlos y ayudarlos a comprar un regalo o hacer una tarjeta para su otro padre. Esto envía el mensaje de que el divorcio realmente fue entre los adultos, y que ambos padres realmente quieren que los niños tengan una relación sana con el otro.

Pregunta frecuente #1: ¿Debería, por el bien de los niños, intentar celebrar las fiestas con mi ex?

Funciona para algunas parejas, pero solo para aquellas que tienen divorcios relativamente cómodos y poco conflictivos. Sin embargo, deben evitarse las situaciones de alta tensión, lo que significa que si hay mucha hostilidad, no finja que no la hay. Esto solamente confundirá a sus hijos o, peor aún, si las cosas no van bien, los expondrá a conflictos. Si los padres aún se odian, definitivamente deberían celebrarlo por separado.

Pregunta frecuente #2: ¿Qué pasa con la familia extendida?

Sus padres deben comprender que los niños se encuentran en una situación difícil, atrapados entre dos familias. Si los niños quieren estar con un grupo de abuelos porque rara vez los ven, el otro grupo no debería tomárselo como algo personal. Esta no es una competencia acerca de a qué padre (o abuelo) aman más los niños: se trata de qué padre (o abuelo) ama más a los niños. ¿Quién va a hacer más sacrificios por el bienestar de los niños?

Pregunta frecuente #3: ¿Debería preguntarles a los niños con quién quieren pasar las festividades?

Si los niños son adolescentes, probablemente sea una buena idea, pero para los niños menores de 12 años, creo que es más fácil para ellos si ustedes toman las decisiones.

La forma de dividir las vacaciones de fin de año depende de la edad de los niños. Antes de que los niños tengan 4 o 5 años, a lo que van a responder principalmente es al tono emocional de la situación, así que lo que importa es lo que se siente justo, tanto para ellos como para ambos padres. Los niños de 5 a 10 ó 12 años son bastante literales, por lo que podrían sentirse más cómodos pasando la misma cantidad de tiempo con cada padre. Cuando los niños son adolescentes, son capaces de pensar en lo que es mejor de una manera mucho más amplia y abstracta, y son más capaces de tomar sus propias decisiones (no todo el tiempo, pero la mayoría de las veces).

Entonces, usted podría pensarlo de esta manera: para los niños más pequeños, usted quiere hacer lo que se siente bien, para los niños mayores, quiere hacer lo que parece correcto, y para los adolescentes, quiere hacer lo correcto.

Relacionado: No permita que sus hijos sean víctimas del divorcio
Cómo proteger a sus hijos cuando su matrimonio está por terminar