Escuche a Russell Barkley hablar sobre el trastorno por déficit de atención con hiperactividad o TDAH (ADHD, por sus siglas en inglés) y las funciones ejecutivas.

Russell Barkley, PhD, profesor clínico de psiquiatría en la Medical University of South Carolina, es un destacado experto en el trastorno por déficit de atención con hiperactividad y es el editor del Informe Bimestral sobre TDAH.

Para obtener más información sobre el Dr. Barkley y el TDAH, visite russellbarkley.org.

 

Transcripción del video:

TDAH Y LA FUNCIÓN EJECUTIVA, Dr. Rusell Barkley

El último pensamiento sobre el TDAH incluye el tema de que el funcionamiento ejecutivo está relacionado al TDAH, y posiblemente que son, de hecho, las funciones centrales o déficits en el trastorno.

Podemos pensar en las funciones ejecutivas simplemente como aquellas capacidades para el autocontrol que nos permiten sostener una acción y la resolución de problemas hacia una meta.

Es una resolución de problemas dirigida a una meta, y una persistencia dirigida a una meta.

Hay al menos cinco de estas funciones ejecutivas que parecen estar involucradas en la autoregulación.

Y la investigación sugiere que la mayoría de ellas, y probablemente todas ellas, están implicadas en el trastorno.

La primera de estas es la habilidad de inhibir tu comportamiento para detener lo que estás haciendo para permitir que las otras funciones ejecutivas se puedan encargar y guiar tu comportamiento hacia el futuro.

La segunda es la habilidad para usar imágenes visuales, a menudo llamada memoria funcional no verbal.

Los humanos tienen la habilidad de retener imágenes en la mente sobre lo que están proponiendo hacer.

Y usan esas imágenes como mapas mentales para guiar su comportamiento hacia el objetivo pretendido.

Y también para recordar la secuencia de pasos que es necesaria para completar esa meta o esa tarea.

De esta habilidad ejecutiva también viene nuestro sentido de perspectiva, previsión, y en general nuestro sentido subjetivo del tiempo.

Así que esperaríamos que todos estos se vieran alterados por el trastorno, y así parecen estarlo.

La tercera habilidad ejecutiva es la habilidad de hablar contigo mismo en tu mente como una forma de autoayuda.

Desde que sale el sol hasta que se mete, todos nuestros momentos despiertos incluyen una voz en nuestra cabeza que usamos, no solo para conversar con nosotros mismos, si no también para darnos instrucciones, y hasta para cuestionarnos cuando enfrentamos una situación nueva o un problema.

Esta voz interna a menudo se llama memoria funcional verbal, y es otra forma de autocontrol que los humanos usan para guiar el comportamiento para lograr metas.

Ahora, la cuarta habilidad ejecutiva es la habilidad de controlar nuestras propias emociones, y con eso, nuestras motivaciones.

Es de aquí de donde obtenemos el autocontrol emocional, la habilidad para inhibir una emoción fuerte que está siendo provocada por cosas alrededor de nosotros, y para moderar esas emociones para que estén más de acuerdo con nuestro bienestar a largo plazo, y nuestras metas a largo plazo.

Y después finalmente, está la habilidad de planear y resolver problemas.

Esta función ejecutiva involucra el juego mental, la habilidad de manipular información en la mente para descubrir combinaciones nuevas que pueden servir para superar obstáculos hacia nuestras metas, y nos permite lograr nuestras tareas y metas mientras dirigimos nuestro comportamiento hacia el futuro.

Estas cinco funciones ejecutivas para la edad adulta, sirven como un grupo de herramientas mentales, una verdadera navaja suiza de facultades mentales que le permite a la gente regular su propio comportamiento con el tiempo para su propio bienestar a largo plazo.