Debido a que es muy importante mantener una buena higiene para evitar la propagación del coronavirus, los padres y cuidadores deben asegurarse de que los niños se laven las manos con más frecuencia. Para algunos padres, un simple recordatorio puede ser suficiente para que sus hijos se laven las manos. Sin embargo, para algunos niños que tienen alguna discapacidad del desarrollo, como autismo, lavarse las manos puede ser una habilidad que aún están aprendiendo. Para estos niños, darles un simple recordatorio podría no ser suficiente.

El propósito de este artículo es brindar una breve descripción de cómo pueden los padres y cuidadores enseñar a su hijo a lavarse las manos. Si su hijo todavía está aprendiendo a lavarse las manos y recibe educación especial o servicios de análisis de comportamiento aplicado, le recomendamos que consulte con estos proveedores para obtener detalles sobre cómo enseñar el lavado de manos a su hijo.

Divida el proceso de lavarse las manos en pasos simples

Divida el lavado de manos en pasos más cortos que se pueden enseñar individualmente. Concentrarse en aprender pequeños pasos puede ser más fácil para su hijo que aprender todo de una vez. Por ejemplo, el lavado de manos puede desglosarse así:

Lavarse las manos paso a paso

  1. Abrir la llave (el grifo)
  2. Mojarse las manos
  3. Ponerse jabón en las manos
  4. Restregarse las manos, en el frente y en las palmas, juntas
  5. Enjuagarse las manos
  6. Cerrar la llave
  7. Secarse las manos

Haga un horario visual

Después de dividir el lavado de manos en pasos más cortos, considere hacer un cronograma visual que incluya una imagen para cada paso. Ponga este horario cerca del lavamanos para que su hijo pueda verlo mientras practica lavarse las manos. Aquí hay dos enlaces a ejemplos de horario visual para el lavado de manos disponibles en inglés:

Esté preparado antes de la práctica

Antes de practicar el lavado de manos, asegúrese de tener todos los materiales que necesitará. Esto puede incluir jabón para manos, un taburete (si es necesario), una toalla de mano y un horario visual. Coloque estos artículos en el mismo lugar cada vez que practique para que su hijo pueda concentrarse en aprender cada paso en lugar de tratar de encontrarlo todo.

Los niños estarán más motivados para practicar y pueden aprender más rápidamente si ofrece refuerzos. Hay distintos tipos de refuerzos para cada niño, pero estos pueden incluir etiquetas con elogios y el acceso a un juguete o merienda preferida. Asegúrese de tener sus refuerzos disponibles antes de practicar.

Enseñar a través de indicaciones

Comience dando instrucciones claras y concisas para lavarse las manos. Enseñe a su hijo los pasos dando indicaciones. Una indicación es cualquier ayuda que dé a su hijo para que logre completar un paso. Los tipos de indicaciones son:

  • Indicación verbal: Decir a su hijo específicamente lo que debe hacer. Por ejemplo, recordarle que abra la llave diciendo: “Abre la llave”.
  • Indicación modelo : Mostrar a su hijo cómo completar un paso. Por ejemplo, demostrarle cómo lavarse las manos frotando sus manos frente a su hijo mientras dice: “Lavarte las manos”.
  • Indicación con gesto: Haciendo un gesto para ayudar a su hijo a encontrar los materiales necesarios para completar un paso. Por ejemplo, puede señalar el jabón mientras dice: “Ponte jabón en las manos”.
  • Indicación física: Ayudar a su hijo a dar un paso. La indicación física completa implica el uso de una guía suave “poniendo la mano de su hijo sobre su mano” para que su hijo complete un paso (como guiar la mano de su hijo para cerrar la llave). Los apoyos físicos parciales implican guiar a su hijo a completar parte de un paso (como mover el brazo de su hijo hacia el agua, pero no guiarlo para que se enjuague las manos).

Cuando practique el lavado de manos, debe concentrarse en enseñar un paso a la vez (un paso objetivo). Pida a su hijo enseguida que complete todos los demás pasos que aún no se han realizados. Esto generalmente incluye el uso de indicaciones físicas completas para esos pasos. Para los pasos objetivo, querrá disminuir gradualmente la cantidad de sugerencias que proporcione. Esto podría incluir pedir a su hijo que complete un paso objetivo, luego pasar a un apoyo modelo la próxima vez que practique, y así sucesivamente hasta que puedan completar el paso con solo una instrucción verbal o ninguna. Esto también puede implicar dar a su hijo un período breve (como cinco segundos) para completar de forma independiente un paso objetivo antes de dar una instrucción. Cuando practique, asegúrese de verificar la temperatura del agua antes de que su hijo se moje las manos.

Cambie el paso objetivo de acuerdo al éxito de su hijo

Una vez que su hijo pueda completar de forma independiente un paso objetivo, continúe a enseñar el siguiente paso. Puede enseñar el lavado de manos ya sea apuntando al primer paso y luego avanzando a través de la tarea o apuntando al último paso y trabajando hacia atrás. Por ejemplo, si tiene como objetivo el primer paso, le enseñará a su hijo a abrir la llave y luego lo guiará físicamente para completar los pasos siguientes. Una vez que haya aprendido a abrir la llave, permítale hacer este paso de forma independiente, enseñe a su hijo a mojarse las manos y luego siga todos los demás pasos. Repita este proceso hasta que su hijo aprenda todos los pasos.

Aquí hay un ejemplo en video de cómo enseñarle a un niño a lavarse las manos mediante indicaciones.

Reforzar la práctica

Para ayudar a su hijo a aprender más rápido y apoyar su cooperación durante la práctica, use refuerzos. A lo largo de la práctica, elogie a su hijo por cooperar y completar con éxito un paso objetivo. Dé un juguete o refrigerio después de que su hijo complete de manera independiente un paso objetivo (por ejemplo, dele una gomita de fruta por abrir la llave) o después de la práctica por cooperar.

Responder a comportamientos desafiantes durante la práctica

Al dividir el lavado de manos en pasos simples, dar indicaciones efectivas y usar refuerzos, está haciendo mucho para disminuir la posibilidad de que ocurra un comportamiento desafiante mientras practica. Sin embargo, todavía podría suceder. Si nota que su hijo se agita mientras practica, dele un momento para que se calme antes de continuar.

De esta manera su hijo tiene la opción de practicar y ganar un refuerzo o no practicar y perder el refuerzo. Si su hijo no se calma, deje de practicar y consulte con un proveedor de servicios de salud del comportamiento, como un psicólogo o analista de comportamiento con licencia que se especialice en la adquisición de habilidades o problemas de comportamiento en niños con una discapacidad del desarrollo.