El Dr. Alan Ravitz discute cómo la representación poco realista de los cuerpos, el sexo y las relaciones en la pornografía puede distorsionar la visión de los jóvenes sobre los mismos. En última instancia, dice, el sexo y el amor son cosas bellas, y debemos ayudar a nuestros hijos a alcanzar la felicidad futura atemperando las expectativas irreales y los estereotipos perjudiciales.