El trastorno de comunicación social se caracteriza principalmente por desafíos con la pragmática, el área de la lingüística que tiene que ver con cómo se crea e interpreta el significado en interacciones verbales y no verbales. Los niños con este trastorno no están incapacitados cuando se trata de entender la estructura de las palabras o de la gramática, o en capacidades cognitivas generales. Ellos tienen dificultad principalmente para usar el lenguaje en situaciones sociales.

El trastorno de comunicación social o TCS (SCD, por sus siglas en inglés) es un nuevo trastorno. En el pasado, los niños que tenían estos síntomas eran incluidos en la categoría que se denomina trastorno generalizado del desarrollo no especificado o TGD-No especificado (PDD-NOS, por sus siglas en inglés), un diagnóstico de autismo que ya ha caducado. El trastorno del espectro autista se debe descartar para que un niño reciba el diagnóstico de TCS.

Síntomas

  • Dificultad para usar lenguaje en ciertas situaciones sociales tales como: saludos, compartir información, cambiar el tono para adaptarlo a diferentes contextos sociales, comprender cosas que están implícitas pero no se declaran explícitamente, conversación, relatos
  • Retraso para alcanzar los pilares del lenguaje
  • Bajo interés en interacciones sociales
  • El niño casi nunca inicia interacción social con otros
  • El niño responde mínimamente o en forma atípica a los intentos de otros de socializar

Tratamiento para el trastorno de la comunicación social

No se conoce aún un tratamiento específico para el trastorno de la comunicación social. Se presume que la terapia del habla y del lenguaje diseñadas para mejorar el lenguaje pragmático ayudará a estos niños, en conjunto con el entrenamiento de destrezas sociales.