La encopresis, también conocida menos formalmente como escape de heces, está categorizada como un trastorno de eliminación en el DSM-V y se la define como defecación repetida en lugares no apropiados. La conducta puede ser deliberada o accidental, aunque en la mayoría de los casos es involuntaria, a menudo es causada por un largo período de aguantar las ganas de defecar. Se puede diagnosticar únicamente en niños con más de cuatro años, cuando se ha pasado en general la edad en que los niños son entrenados para controlar esfínteres. El escape de heces a menudo se produce en un niño que se resiste a defecar hasta que las heces se impactan, y las heces blandas se cuelan alrededor de la obstrucción, en su ropa interior.

Síntomas

  • Defecación en lugares no apropiados tales como vestimenta o sobre el piso al menos un vez al mes durante al menos tres meses, a una edad de más de cuatro años. (Para niños con retraso en el desarrollo, se diagnostica cuando su edad mental es superior a cuatro años.)
  • Defecación que no es causada en forma exclusiva por una afección médica o una sustancia como un laxante
  • Estreñimiento debido a razones psicológicas o deshidratación, que lleva a pérdida involuntaria de heces o defecación involuntaria
  • Embarrar con heces defecadas en forma involuntaria como un intento de esconderlas o limpiarlas
  • Sentimientos de vergüenza y evitar situaciones que podrían causar vergüenza

Tratamiento

Los médicos pueden recomendar medicamentos como laxantes o ablandadores de heces para vaciar el recto y permitir defecaciones frecuentes. Después el niño necesita aprender, o volver a aprender, hábitos saludables para defecar, incluyendo el tratar de defecar una vez al día. La meta es liberar finalmente a los niños del medicamento.

Enfermedades relacionadas

En el caso de defecación deliberada, también pueden presentarse síntomas del trastorno de oposición desafiante y del trastorno de la conducta. La enuresis, que es el orinar repetido en lugares no apropiados, como en la cama o en las ropas, por sobre la edad mental de cinco años, también tiende a aparecer en niños con encopresis.