P: Tengo un hijo que está a pocos meses de cumplir 13. Parece tener ansiedad por separación, principalmente su madre. He leído acerca de esto en los niños pequeños, pero no en un pre- adolescente. No quiero culpar a su madre, pero según pienso yo, ella lo ha fomentado estando siempre tan cerca de él. Él todavía quiere dormir en nuestra cama y muchas veces termina allí después de que se despierte por la noche. Si lo dejamos en casa para salir a comer o a la tienda él nos llama varias veces mientras estamos fuera y nos pregunta  cuando vamos a volver. Es un comportamiento bastante nuevo. Solía no querer ir con nosotros cuando salíamos de la casa. Ahora nunca quiere quedarse en casa.

No sé si esto es algo que tiene que ver con alguien o no. Al mismo tiempo, no quiero que sea etiquetado. Solo estoy buscando una segunda opinión. Cualquier consejo que usted pueda darme estaría agradecido.

R: Es una gran pregunta. En realidad, no es raro que los niños que tienen la edad de su hijo tengan problemas de ansiedad por separación. Estamos acostumbrados a que niños menores de un año y a niños de corta edad muestren un poco de ansiedad por separación como una parte normal del desarrollo que se resuelve normalmente con bastante facilidad y la mayoría de los niños no continúan teniendo problemas. Lo que usted describe suena como trastorno de ansiedad por separación, que se caracteriza por las preocupaciones persistentes acerca de la separación de un cuidador, y muchas veces no implica un cuidador más que otro. Los síntomas pueden incluir dificultad para conciliar el sueño, protestas acerca de ir a la escuela, expresar preocupaciones acerca de que algo malo suceda a un cuidador, y los esfuerzos para mantenerse cerca. Con los niños más pequeños se puede ver gran cantidad de llanto, berrinches, y apego, con niños más mayores, especialmente los que tienen teléfono, no es raro tener múltiples mensajes y pedidos para volver a casa.

Creo que sería una muy buena idea  buscar una evaluación por parte de un profesional de la salud mental, en particular de alguien que tenga experiencia en la evaluación y tratamiento de los trastornos de ansiedad por separación. Parece que su hijo pudiera tener un trastorno de ansiedad por separación, pero es importante obtener una evaluación completa para asegurarse. Quiero decirle que como padre entiendo su deseo de proteger a su hijo de etiquetas que pueden ser dañinas. Sin embargo, usted debe saber que contamos con excelentes tratamientos para los trastornos de ansiedad y debería ser un alivio saber que lo que le está sucediendo a su hijo tiene un nombre y se entiende muy bien. Esto no es un problema que probablemente desaparezca por sí solo, pero con el tratamiento correcto (probablemente algo que se denomina “terapia cognitivo-conductual”) su hijo puede llegar a tener una buena recuperación.

Usted ha dicho que piensa que su madre podría haber favorecido su ansiedad. Es el instinto de muchos padres para tratar de ayudar a sus hijos de alguna manera que ellos puedan, especialmente si su hijo parece estar en peligro. Los padres pueden tratar de lanzarse en picado al rescate de los niños, o permitir que permanezcan cerca en vez de promover un comportamiento valiente. Por muy buenas que sean las intenciones, es verdad que estas cosas pueden reforzar sin querer la ansiedad. Esto no significa que usted deba responsabilizar a su madre o a si mismo, pero sí quiere decir que a partir de ahora ambos pueden hacer un esfuerzo para empezar a responder a las inquietudes de su hijo de forma diferente. Como parte importante del tratamiento de su hijo, su terapeuta en realidad debe trabajar con usted y con la madre para enseñarles a ambos la forma de responder a las inquietudes de su hijo. Por último, cuanto más pronto empiece el tratamiento mejor será el resultado para su hijo.

Publicado el 22 de octubre de 2013.