Ask An Expert / Comportamiento Disruptivo

¿Cómo puedo detener la violencia de mi hija hacia mí y a su hermano menor?

El manejo de la agresión entre hermanos requiere atención a los desencadenantes y responder de manera constante

Vasco Lopes, PsyD

¿Cómo puedo detener la violencia de mi hija hacia mí y su hermano menor? En la escuela ella se porta bien; la violencia siempre se ha dirigido solo hacia mí y a su hermano. No hay un desencadenante obvio, aunque sospecho que la atención en su hermano es un factor.

La violencia y la agresión entre hermanos es algo de lo que escuchamos con mucha frecuencia. Es bastante común y es una gran fuente de tensión y dificultad en el hogar. El comportamiento de berrinche hacia los padres que podemos manejar al ignorar y establecer consecuencias consistentes, pero no puede ignorar la agresión hacia los hermanos, porque puede ser peligroso y alguien puede salir lastimado.

No me sorprende escuchar que su hija solo muestra agresividad hacia usted y su hijo. Es bastante común que el comportamiento disruptivo o agresivo de un niño sea específico de la situación, es decir, solo es disruptivo y se comporta mal en un entorno (en el hogar en lugar de en la escuela) o con un cuidador, y no con otros.

Para evitar que ocurran estos episodios agresivos, primero debemos entender qué los está causando. Aunque no conozco el contexto específico de la agresión de su hija hacia su hermano, hay varios escenarios comunes, y todos tienen que ver con el refuerzo o el resultado positivo inmediato que ofrece la agresión. Primero, muchos niños golpean a sus hermanos para detener el comportamiento que les es molesto. El hecho de que, al golpear a tu hermano puedas inmediatamente detener su conducta molesta, refuerza el comportamiento agresivo, por lo que la próxima vez que tu hermano te moleste, es probable que uses este comportamiento de nuevo para que pare.

Los niños también usan la agresión hacia los hermanos para vengarse de algún desaire. El sentimiento de “empatar” que proporciona la venganza puede ser un poderoso motivador para la agresión. Por último, piense en la atención que recibe el niño de los padres cuando lo reprendieron por agresión. Incluso la atención negativa de los padres puede ser muy alentadora para los niños, especialmente si el niño ya está compitiendo con su hermano por la atención de los padres.

La mejor manera de controlar el comportamiento de su hija, si es menor de 7 u 8 años, es con tiempos fuera. Los tiempos fuera funcionan bien para peleas porque puede poner a los dos niños en un tiempo fuera, ni siquiera tiene que establecer quién fue el culpable, y la separación termina la disputa de inmediato. Además, debido a que los niños son ignorados durante todo el tiempo fuera, reciben un nivel mínimo de refuerzo con atención de los padres.

Si un niño es demasiado grande para los tiempos fuera, debe pasar a un sistema de refuerzo positivo para el comportamiento apropiado: puntos o fichas hacia algo que quiere. Si ella pasa un día entero manteniendo su cuerpo seguro, obtiene fichas. También puede implementar lo que llamamos un “costo de respuesta”: le da fichas por comportamiento apropiado, pero quita fichas por comportamientos específicos que son inaceptables. Piense en ello como si tuviera que pagar una multa por violar la ley. Otra herramienta que puede usar para desalentar este comportamiento es lo que llamamos un “castigo positivo”: asignarle una tarea que considera desagradable, como por ejemplo limpiar su habitación o ayudar con el lavado de la ropa.

Además de las consecuencias para cuando ocurre la agresión entre hermanos, usted debe ser proactivo y planificar con anticipación para evitar que ocurran estos desencadenantes. Por lo tanto, si se da cuenta que hay un entorno específico en el que es más probable que sus hijos comiencen a pelear, eliminar o minimizar esa situación en la medida de lo posible a menudo es útil para mejorar la situación.

Un plan constante para incentivar y motivar a su hija a comportarse adecuadamente podría ser bastante efectivo para reducir el comportamiento violento hacia usted y su hermano. También le enseña qué comportamientos usted quiere ver cuando maneja un conflicto potencial. Si no es efectivo, es posible que desee buscar una evaluación de diagnóstico para comprender mejor qué está causando su agresión y considerar la capacitación de los padres para aprender técnicas específicas para responder al comportamiento de su hija.