Ask An Expert / Medicamento

¿Cuándo se debe usar medicación para tratar el mutismo selectivo?

Algunos niños necesitan algo más que TCC para encontrar su voz

Roy Boorady, MD
Roy Boorady, MD

Senior Director, Psychopharmacology Center

Child Mind Institute

¿Cuándo se deben usar medicamentos para tratar el mutismo selectivo?

Cuando veo niños que han sido diagnosticados con mutismo selectivo, el primer tratamiento que suele recomendarse es la terapia cognitivo-conductual o TCC (CBT, por sus siglas en inglés). La decisión de usar o no medicación como parte del tratamiento (y la elección de qué medicamentos usar) se toma en conversación entre los padres y el terapeuta del niño. El uso de medicamentos debe ser considerado cuidadosamente y ser visto como parte de un plan de tratamiento.

Entonces, ¿qué niños pensamos que deben empezar a tomar medicamentos además de la TCC?

Primero, los niños mayores, aquellos cuyo mutismo selectivo ha durado más tiempo. Por lo general, tienen siete u ocho años (o más), en lugar de cuatro o cinco, y han estado ansiosos durante años.

Segundo, la medicación está indicada para aquellos niños con un mutismo selectivo más generalizado. Aquellos niños que están afectados más seriamente (no tienen un buen desempeño en la escuela o no les va bien con los amigos) pueden necesitar más que una terapia de comportamiento para contrarrestar su ansiedad.

Tercero, los niños que ya han tenido una mala respuesta a la terapia conductual. Si un niño o adolescente no está alcanzando las expectativas de la TCC, a veces es porque su ansiedad es tan grande que ni siquiera puede interactuar con el terapeuta o con el equipo que intenta ayudarlo. Para esos niños, es posible que un terapeuta quiera añadir medicamentos a su plan de tratamiento, para disminuir su ansiedad y puedan aprovechar mejor la TCC, así como llevarla a cabo hasta el final.

Cuarto, los niños que tienen otros problemas psiquiátricos coexistentes. He descubierto que muchas veces los niños llegan con más de una ansiedad, así que puede haber mutismo selectivo, pero este puede coexistir con fobias, por ejemplo, o con un trastorno obsesivo-compulsivo. Si veo a un niño que tiene ansiedad, pero además tiene depresión o TDAH (los niños que tienen más de una condición), podría considerar la posibilidad de pasar más rápidamente a tratarlos con medicamentos. Esto se debe a que la medicación puede ayudar no solo con la ansiedad, sino también con la depresión y otras cosas que puedan estar sucediendo.

Y por último, si hay un historial familiar de mutismo selectivo u otro trastorno de ansiedad. Esto significaría que existe una carga genética para cosas como los trastornos de ansiedad y la depresión, y por lo tanto el niño podría necesitar la medicación para contrarrestar esta herencia.

¿Cuál es el medicamento recomendado para el mutismo selectivo? Aunque puede que los conozca como antidepresivos, los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, o ISRS, se consideran el tratamiento de primera línea para los trastornos de ansiedad. Más de 20 años de investigación con estos medicamentos han demostrado que son los mejores para la ansiedad no relacionada con el trastorno de ansiedad. No solo vemos que los niños mejoran, sino que también tenemos los datos para apoyar lo que observamos.

Debo aclarar que los ISRS también tienen cierta eficacia para la ansiedad del trastorno obsesivo-compulsivo o TOC, pero son mejores para la ansiedad no relacionada con el TOC. De hecho, funcionan mejor para los niños con ansiedad que para los niños con depresión, donde solo tienen un éxito modesto. Los ISRS funcionan mejor en adultos que en niños, porque creo que hay un cambio en el sistema nervioso en la adolescencia. Pero en cuanto a la ansiedad no relacionada con el TOC, que incluye el mutismo selectivo, estos medicamentos son extremadamente eficaces y tienen efectos secundarios muy, muy leves.