Ask An Expert / Mutismo selectivo

¿Debería mi hija, que podría tener mutismo selectivo, cambiar de clase?

Obtener ayuda comienza con un diagnóstico.

Rachel Busman, PsyD, ABPP

Creo que mi hija podría tener mutismo selectivo. Creció hablando solo polaco y a los tres años empezó a ir al preescolar y allí es donde empezó a aprender inglés. Ahora habla con mucha fluidez los dos idiomas, pero no habla nada en el colegio ni en las actividades extraescolares. Dentro de tres meses cumplirá cuatro años, por lo que podrían cambiarla a un grupo de niños mayores en la escuela. Afortunadamente, conoce y adora a la maestra de ese grupo y yo también la adoro. Es muy cariñosa, llena de energía y una persona alegre, mientras que la maestra actual no muestra demasiado interés por mi hija. ¿Es mejor trasladar a mi hija al grupo de niños mayores, donde tendrá a una maestra cariñosa pero no conocerá a los compañeros, o debería quedarse unos meses con los niños que ya conoce? Me gustaría empezar a poner en práctica algunas de las técnicas con los maestros, pero no sé con quién debería hacerlo.

Está haciendo muy buenas preguntas, pero en este momento creo que es difícil responder cuál sería el mejor lugar para su hija. A su hija le irá mejor en el aula que le brinde el apoyo que necesita, pero hasta no determinar cuáles son sus necesidades, será difícil conseguirle ese apoyo, por más cordial que sea la maestra o el aula.

Por lo tanto, en primer lugar, creo que necesitamos saber más sobre lo que ella hace en su aula actual y si realmente tiene mutismo selectivo. Por lo que usted describe, parece que podría tenerlo, y de hecho el mutismo selectivo no es infrecuente en los niños que son bilingües. Una evaluación le permitirá saberlo con certeza y también proporcionará las pautas para que su hija reciba un tratamiento orientado a sus necesidades individuales. Además, el médico de su hija podría ofrecer sugerencias a la escuela acerca de qué aula podría ser la mejor y cómo mantenerla en su clase actual o hacer la transición a otra.

Diré que a veces puede ser difícil lograr que un niño con mutismo selectivo hable delante de alguien con quien tiene un historial de no hablar. Cuanto más acostumbrada esté a no hablar delante de su maestra, por ejemplo, más arraigado estará el mutismo selectivo. Sin embargo, si se siente cómoda con la maestra y ésta utiliza las técnicas de tratamiento recomendadas, entonces sin duda valdrá la pena intentarlo.

Por último, si decide trasladar a su hija al nuevo salón, le sugiero que implemente estrategias y técnicas antes de que ella entre en el aula. Esto podría significar hacer cosas como visitar el salón y ver cómo es, y reunirse con la maestra en una situación en la que no esté inmediatamente en una posición de tener que responder preguntas o hablar.

Relacionado:
Consejos para ayudar a los niños con mutismo selectivo a regresar a la escuela
Guía para padres sobre mutismo selectivo