Ask An Expert / Trastorno del Espectro de Autismo

Después de un año de terapia, mi hijo con autismo y TDAH no ha progresado mucho. ¿Mejorará con el tiempo? ¿Qué hacemos?

Los beneficios llegan gradualmente con estos niños. Conmemore (y celebre) cada éxito, y considere un cambio de terapia.

Mandi Silverman, PsyD, MBA
Mandi Silverman, PsyD, MBA

Senior Director, Autism Center

Child Mind Institute

Mi hijo de 5 años tiene autismo de funcionamiento limitado. También tiene bastantes problemas de integración sensorial y de TDAH. Básicamente no habla. Sus médicos le prescribieron risperidona y ritalin. Toma una hora de terapia de intervención para sus necesidades dos veces por semana. Lo educo y le enseño en la casa, combinando el trabajo escolar con terapia ocupacional y terapia del habla. Después de casi un año de terapia intensiva, todavía no puede distinguir entre los diferentes colores, y no puede decir oraciones completas. Cambia el orden de las palabras con frecuencia (consideramos que puede tener dispraxia) y todavía tiene problemas de comportamiento. ¿Va a mejorar con el tiempo? ¿Qué hacemos?

Gracias por su pregunta. Al parecer, su hijo tiene algunas necesidades complicadas, y para los padres de un niño con trastorno del espectro autista o TEA (ASD, por sus siglas en ingles), estas necesidades pueden ser arrolladoras.

Es fantástico que usted esté adoptando un enfoque integral para su tratamiento, su hijo está recibiendo terapia conductual, terapia ocupacional (OT, por sus siglas en inglés) y terapia del habla ¡eso es esencial!

Algo que debería considerar es encontrar la manera de aumentar el tiempo para que su hijo reciba terapia conductual por más de dos horas por semana. Normalmente, para un niño con TEA de funcionamiento bajo, se le recomendaría que reciba terapia de análisis aplicado de la conducta (ABA, por sus siglas en inglés) de 25 a 40 horas a la semana en un periodo de tiempo de 1 a 3 años.

Esto es para que su hijo no solamente pueda aprender, sino para que también practique habilidades en entornos estructurados y no estructurados. Los niños con TEA necesitan replicar las interacciones y las experiencias muchísimas veces antes de poder dominarlas.

En términos de sus avances, es importante reconocer que para los niños con estas necesidades, el avance es un proceso gradual. Para usted, un año puede no parecerle como una gran cantidad de tiempo, pero para estos niños lo es. El truco es identificar y apreciar cualquier logro que su hijo haga. Celebré los logros y dígale a su hijo lo orgulloso que está de él. Esto a la vez, abre el camino para más logros. Entonces puede ser que ahora no pueda diferenciar los colores, pero ¿quizás es la primera vez que ha usado una palabra que indica color? Tal vez no pueda formar frases completas, pero, ¿esta usando frases de dos palabras? Es un paso pequeño, pero ya estará en camino para formar una frase de tres palabras, con un verbo.

Así que espero que refleje sobre este año y enumere todos los éxitos y logros que pueda, grandes y pequeños. Esto le servirá como un barómetro para visualizar y comprender si las cosas están mejorando, y si debe ajustar el enfoque del tratamiento y a lo mejor aumentar la terapia de comportamiento.

Cada uno de los terapeutas con los que usted está trabajando, incluyendo al de terapia ocupacional y al de terapia del habla, deberían ofrecerle un plan específico de tratamiento con metas. El progreso de su hijo se debe medir y discutir cada trimestre, y esto lo ayudará a evaluar los avances de su hijo.

Si piensa que el apoyo que su hijo está recibiendo actualmente necesita ser evaluado, tal vez debería buscar una opinión alternativa de otro psiquiatra.

También debería considerar inscribirlo a un entorno educativo específico para los niños con TEA. Por lo general, cuando los niños tienen necesidades complicadas, nosotros recomendamos un programa educativo y estructurado que combine cuidadosamente los métodos de enseñanza personalizados para sus necesidades especiales, con apoyo de conducta y terapias adicionales.

Es importante tener presente que, conforme usted vaya tomando estas decisiones difíciles, el TEA se manifiesta de muchas maneras, con combinaciones diferentes de síntomas tan específicos, que dos niños con TEA pueden tener experiencias muy distintas. Es totalmente imposible medir los logros de su hijo comparándolo con otros niños, incluso si son niños que no hablan. Usted solo puede verlo dentro de su propio contexto y recordar que los cambios son graduales, así que a veces es difícil evaluar lo que está pasando.

Suscríbase al boletín semanal.