Ask An Expert / Ansiedad

Los temores de mis niños les están impidiendo que hagan lo que necesitan hacer. Yo estoy muy cansada de pelearme con ellos y me estoy dando por vencido. ¿Qué puedo hacer?

Los niños necesitan ayuda para manejar su ansiedad sin evadirla.

Amanda G. Mintzer, PsyD
Amanda Mintzer, PsyD

Director, Social Anxiety Program
Clinical Psychologist, Anxiety Disorders Center

Child Mind Institute

Soy una madre que se está volviendo loca. Recientemente, mi hijo de 6 años superó sus ataques de pánico severos de ir a la escuela, principalmente, sus preocupaciones se enfocaban en el miedo que le tenía a su maestro de español. Superó esa ansiedad con la ayuda del psicólogo escolar, pero ahora no quiere subirse al autobús escolar, algo que antes le encantaba, porque, según él, nadie habla con él. Lo tengo que llevar a la escuela todos los días. Y tampoco quiere ir a la práctica de fútbol (que también le encantaba) porque hace cuatro semanas cometió un error y ahora le da miedo que sus compañeros de equipo se rían de él. Mi hija de 4 años, que anteriormente era muy extrovertida y le encantaba su escuela de prekínder, ahora la detesta, y no quiere regresar porque una de las encargadas les cuenta un cuento acerca de un insecto enorme que se los va a comer si ellos no se comen sus almuerzos. Es un jardín de infantes muy pequeño, y mezclan a los niños de todas edades, cada uno con una carga de trabajo apropiada para sus respectivas edades. Pero aun así, dice que no quiere regresar debido al insecto gigante y porque hay muchos bebés. Mi esposo y yo siempre los hemos apoyado, tratado de entender y cuidado mucho, pero, a menudo, la decisión final de qué hacer acerca de todo viene de mí. Me siento muy sola en el mismo caos que una vez tenía bajo control. Y ahora, me estoy rindiendo porque estoy tan cansada de ser la “policía mala” a toda hora. Necesito que alguien me aconseje desde un punto de vista lejano.

Parece que su hijo de 6 años está teniendo problemas de ansiedad. Cuando los niños no puedan hacer las cosas que anteriormente disfrutaban, o evitan a ciertas personas, actividades o lugares por que su ansiedad les está causando mucha angustia, es muy importante que los lleve a una evaluación psiquiátrica completa. Una evaluación los ayudará a aprender sobre las cosas que están molestando a sus hijo, y también sabrán qué tipo de ayuda lo puede beneficiar. Por lo pronto, tal vez querrá hablar con el psicólogo escolar acerca de los miedos de su hijo, ya que parece que ellos ya tienen una buena relación establecida.

Cuando vemos que los niños estén sintiendo angustia y ansiedad, está en nuestra naturaleza como padres querer ayudarlos. También está en nuestra naturaleza querer que nuestros hijos puedan pasar el día sin mucha angustia, y por lo tanto, les ayudamos a evitar las cosas que les causan ansiedad. Que usted esté llevando a su hijo a la escuela probablemente facilita la mañana de todos en la casa, pero este tipo de modificación impulsará sus ansiedades, ya que no lo ayuda a aprender cómo enfrentarse a sus miedos ni cómo tolerar las situaciones incómodas. Para los niños con ansiedad, utilizamos una forma de terapia cognitivo-conductual a la que llamamos exposición y prevención de la respuesta para ayudar a los niños a que puedan ser valientes y, gradualmente, enfrentarse a sus miedos. No recomiendo que intenten este método sin acudir a un profesional, ya que pueden acelerarse con facilidad muy rápidamente, y es importante entender, antes de hacer esto, qué está provocando o manteniendo los miedos y es con esto con lo que les puede ayudar un terapeuta.

Para su hija, parece que está replicando los comportamientos de su hermano. Su hija está observando a su hermano mayor y su evasión de la escuela, y ahora, ella está haciendo lo mismo. Retirarla de su escuela sería una pésima idea, porque refuerza la evasión, lo cual es una lección que no querrá enseñarle. Al mismo tiempo, es importante que ella sienta que su escuela es un ambiente de apoyo y que al mismo tiempo le presente desafíos académicos y que apoye sus necesidades emocionales. Sería una buena idea que busquen una escuela en la que su hija encaje mejor, siempre y cuando la evasión no sea el principal motivador.

Finalmente, basándome en lo que envió, es bastante claro que usted también está pasando un periodo difícil, y que está teniendo dificultades al lidiar con estos problemas complicados por sí misma. Durante estos tiempos de angustia, es muy importante que usted también se cuide. Al cuidarse a usted misma, se encontrará en una mejor posición para ayudar a sus hijos. Así que trate de reservar un poco de tiempo para sus propias necesidades. También puede ser que quiera hablar con su marido o con sus familiares o amigos, o hasta con un terapeuta, lo que sea que necesita para sentirse apoyada. Con el apoyo y punto de vista apropiado, usted podrá lidiar con estos desafíos con un poco más de facilidad.