Ask An Expert / Ansiedad

Mi hija se orinó en la escuela y ahora su hermana mayor tiene miedo de que le pase lo mismo. ¿Qué puedo hacer?

Reorientar su atención puede ayudar.

Raquel Cumba, PhD

Sufro de ansiedad y en general la he manejado bastante bien, aunque no siempre. Estoy muy preocupada por mi hija mayor, que tiene 7 años y medio. Ella siempre ha sido una niña que se preocupa mucho, pero ahora está empeorando. Su hermana menor se orinó en la escuela el otro día y ahora ella tiene miedo de orinarse también. Va constantemente al baño y está realmente afectada y estalla en llanto. Esto ha durado una semana. Hablé con ella y le dije cómo ayudarse a sí misma con los pensamientos, pero no está funcionando. ¿Qué debería hacer? Estoy muy triste por ella y no quiero que su vejiga se confunda por el hecho de ir tanto al baño.

Creo que es muy bueno que usted haya reconocido la angustia de su hija mayor y haya tratado de ayudarla a aprender a controlar sus pensamientos. Reformular los pensamientos que nos causan angustia es de hecho una estrategia que se utiliza en la terapia cognitivo-conductual o TCC (CBT, por sus siglas en inglés), la cual ha demostrado ser muy útil para tratar los trastornos de ansiedad.

Hay otra estrategia de la TCC que puede ser útil para usted y su hija. Sabemos que nuestros pensamientos, sentimientos y conductas ejercen influencia los unos sobre otros, y que con solo cambiar una parte de esta ecuación podemos ayudar a cambiar las otras dos. A menudo, en el caso de niños pequeños, puede ser más eficaz centrarse primero en la parte conductual de la TCC que en desafiar los pensamientos, en especial porque las capacidades cognitivas de los niños siguen madurando a medida que crecen.

Los temores de su hija acerca de orinarse se refuerzan inadvertidamente al usar una y otra vez el baño, cuando es claro que en realidad no necesita ir. Como usted ya lo ha hecho, lo mejor es decirle que el hecho de esperar un poco más de tiempo para orinar no la va a hacer orinarse. Pero una vez que ya se le ha dicho esto, es mejor interrumpir las conversaciones familiares sobre la micción o evacuación urinaria frecuente. Comentar sobre su necesidad frecuente de orinar o acompañarla al baño solo seguirá reforzando sus temores. Si ella está pidiendo ir al baño de manera frecuente, y usted ve que hay una oportunidad de interceder, recuérdele que ya fue al baño recientemente y luego redirija su atención de inmediato, involucrándola en una actividad agradable o relajante. Si ella puede esperar y mantenerse enfocada en la actividad, elógiela por eso y haga notar que no tuvo un accidente.

Como usted sabe, la ansiedad es hereditaria, pero también manejable. Y también sabemos que los trastornos de ansiedad son completamente tratables. Si los síntomas de ansiedad de su hija persisten, podría ser el momento de visitar a un terapeuta que pueda ayudarla guiándola de manera más directa en estos ejercicios, especialmente si usted siente que su propia ansiedad podría estar dificultando que su hija maneje la suya.