Ask An Expert / Sueño

¿Podría mi hijo de 2 años estar teniendo terrores nocturnos?

Aunque no es algo que pase con frecuencia, es posible que los niños pequeños tengan terrores nocturnos.

Jamie M. Howard, PhD
Jamie Howard, PhD

Senior Clinical Psychologist, Anxiety Disorders Center; Director, Trauma and Resilience Service

Child Mind Institute

Mi hijo, que va a cumplir dos años en septiembre, nunca ha podido dormir toda la noche, y hasta ahora es muy extraño si lo hace. Lo meto a la cama entre las 8 y las 9, pero siempre se despierta dos horas después, y a veces no vuelve a dormirse hasta las 2 de la mañana. Algunas noches le dan terrores nocturnos. Leí un artículo sobre los terrores nocturnos y los niños, y describe perfectamente mi experiencia con mi hijo. Sin embargo, cuando les comento esto a sus pediatras me miran como si estuviera loca, y me dicen que está muy pequeño para tener terrores nocturnos. Me parece un poco raro, ya que nadie conoce a mi hijo más que yo. Debido a que sus doctores no me han dado mucha información acerca del tema, quería preguntarles si me podrían ofrecer más información sobre esto.

Su hijo puede estar teniendo terrores nocturnos, a veces llamados “terrores de la noche”. Durante los terrores nocturnos, los niños los niños parecerán temerosos, tendrán dificultad para respirar y pulso muy elevado. Puede que se levanten violentamente y que griten. Los terrores del sueño pueden parecer pesadillas, pero de hecho, son muy diferentes. Son un fenómeno neurológico y, al contrario de las pesadillas, los niños normalmente no se acordarán de ellos cuando se despierten. Las pesadillas ocurren durante la fase del sueño de movimiento ocular rápido o MOR (REM, por sus siglas en inglés), mientras que los terrores nocturnos ocurren durante una fase del sueño en la que no hay sueños. Tienden a pasar durante el primer tercio de la noche, después de que un niño haya estado dormido por unas dos o tres horas.

Aunque es verdad que los terrores nocturnos ocurren con más frecuencia en los niños de 3-7 años, se han observado en niños de hasta 18 meses. Al parecer, los niños varones los experimentan con mayor frecuencia y hay varios factores de riesgo que pueden predecir los terrores nocturnos, como fiebre, nuevos medicamentos, ansiedad, estar en un lugar desconocido y estar demasiado cansado.

Los terrores nocturnos pueden darles miedo a los padres quienes los atestiguan, pero es importante reconocer que su hijo no está experimentando miedo cuando los tenga. No despierte a su hijo si está pasando por uno, en su lugar, espere a que pase y asegúrese de que no se haga daño. Solamente debería durar un par de minutos y después él se quedará dormido.

También puede disminuir el riesgo de que su hijo los tenga al asegurarse de que él duerma lo suficiente y que no se quede despierto demasiado tarde. Si todavía está preocupada podría aprender más acerca de los hábitos de sueño de su hijo haciendo un estudio de sueño.

Si, de lo contrario, usted piensa que su hijo está teniendo pesadillas, puede consultar con un psicólogo especializado en salud mental infantil. Un profesional podría trabajar con usted para desarrollar una rutina de sueño saludable y para abordar la posible ansiedad que puede estar interfiriendo con el sueño de su hijo.

Suscríbase al boletín semanal.