Ask An Expert / Mutismo selectivo

¿Seguirá empeorando el mutismo selectivo? Parece que el mutismo de mi hija de 3 años está propagándose del salón de clases al parque de juegos y a las reuniones familiares.

Sin tratamiento, la ansiedad tiende a propagarse

Melissa L. Ortega, PsyD

A mi hija de 3 años, quien yo creo que tiene mutismo selectivo, le da miedo hablar con adultos, especialmente en los entornos grandes. Ha estado yendo a la escuela por casi un año y su mutismo ha empeorado. Antes, participaba en la clase de maneras no verbales, pero ahora participa muy poco o casi nada. También, esta ansiedad social se ha propagado a los parques de juego y a las reuniones familiares. ¿Esto es normal? ¿Seguirá empeorando? ¿Sería mejor que la cambiemos a una nueva escuela para ofrecerle un nuevo comienzo? ¿Debería conseguirle un SEIT para el salón de clases o mandarla a ver a un terapeuta del habla (si habla bien en la casa)?

Ya que los niños crecen y se vuelven más socialmente conscientes, sus niveles de tranquilidad y de hablar también cambiarán dependiendo del entorno social en el que estén. No es inusual que la ansiedad se generalice desde un entorno (como el de la escuela) a otros (como el parque de juegos).

Creo que el primer paso para su hija sería empezar el tratamiento conductual, el cual, según las investigaciones, es muy efectivo para el tratamiento de los trastornos de ansiedad en la niñez, especialmente el mutismo selectivo o MS (SM, por sus siglas en inglés). Los niños con MS reaccionan muy bien a un refuerzo positivo cuidadosamente estructurado para lo que llamamos “hablar con valentía”. Ellos no responden bien cuando se les presiona a hablar. De hecho, esto tiende a causarles más ansiedad.

En cuanto al cambio de escuela, hemos encontrado que, a veces, un nuevo ambiente puede generar una reacción diferente, ya que no tienen un pasado de no hablar ahí. Pero no siempre funciona para las escuelas. Sería una buena idea conseguirle un SEIT (maestro itinerante de educación especial), siempre y cuando la persona que contraten tenga entrenamiento que le permita trabajar con niños con MS y esté dispuesto a recibir otros tipos de entrenamiento adicional. Si el SEIT no tiene experiencia con MS, usted estaría arriesgando que alguien esté desencadenando aún más el mutismo de su hija.

Los comités escolares a veces vacilan al ofrecer servicios del habla a los niños con mutismo selectivo, ya que la dificultad con el habla está relacionada a la ansiedad. Sin embargo, muchos de nuestros pacientes pueden y reciben servicios para el habla. De nuevo le comentamos que el factor más importante es que cualquier adulto que esté trabajando con su hija debería tener entrenamiento o estar dispuesto a recibir entrenamiento en las prácticas específicas que son eficaces para los niños con MS.

Suscríbase al boletín semanal.