Ask An Expert / Depresión

Tengo 16 años y siento que algo está mal. Quizá esté deprimida, pero no estoy segura.

Ten presente que no estás sola y que hay ayuda ahí fuera si la necesitas.

Hola. Tengo 16 años y siento que algo malo me pasa. Podría estar deprimida, pero no estoy segura. Por favor, ayúdenme.

En primer lugar, bien por ti por buscar ayuda. Es bueno reconocer cuando uno necesita ayuda y sobre todo pedirla.

Si crees que puedes estar deprimida, debes saber que no eres la única. La depresión en los adolescentes es más común de lo que algunas personas creen. Más del 12% de los adolescentes de tu edad, entre 15 y 16 años, tienen depresión. Para los adolescentes de 17-18 años, aumenta a más del 15%.

Echa un vistazo a estas señales de depresión, y determina cuántas tienes:

  • Tristeza o irritabilidad persistente que puede durar la mayor parte del día, durante días seguidos.
  • Pérdida de interés en las cosas que solías disfrutar.
  • Cambios en la forma de comer o dormir.
  • Tener muy poca energía y motivación.
  • Sentirte inútil o desesperanzado sobre tu futuro, o impotente sobre la posibilidad de mejorar.
  • Sentirte culpable por cosas que no son culpa tuya.
  • Dificultad para concentrarte, por lo que tus calificaciones y/o tu rendimiento escolar empeoran.
  • Pensar en el suicidio o la muerte.

Si tienes pensamientos suicidas, es importante que se lo digas a un adulto de confianza. También existen líneas telefónicas de ayuda para el suicidio que funcionan las 24 horas del día, los 7 días de la semana, como la Línea Nacional de Prevención del Suicidio (National Suicide Prevention Lifeline) en el 1-800-273-TALK (8255) para ayuda en inglés, y 1-888-628-9454 para ayuda en español. También puedes visitar la página suicidepreventionlifeline.org. Es importante que sepas que estas llamadas son confidenciales.

Tener uno o dos de estos síntomas no significa que tengas depresión. Sin embargo, si tienes la mayoría de estos signos durante un período de al menos dos semanas, entonces podrías tener depresión.

Si crees que tienes depresión, habla con tus padres o con un consejero académico sobre cómo te has estado sintiendo. Intenta ser específico y anota cuánto tiempo llevas sintiéndote así. Menciona cualquiera de los signos de depresión mencionados anteriormente que estés experimentando.

Puede ser muy difícil pedir ayuda o incluso admitir ante alguien que crees tener depresión. Pero es muy importante que lo hagas, y será mucho más fácil hablar una vez que empieces. Si sientes que necesitas apoyo, considera la posibilidad de que un amigo o incluso una mascota se siente contigo mientras hablas con tus padres. A veces, tener a alguien que nos consuele cerca puede facilitar un poco las cosas.

Hay mucha ayuda que se ha demostrado ser eficaz para los niños con depresión, incluyendo diferentes tipos de terapia: terapia cognitivo-conductual, activación conductual, psicoterapia interpersonal y terapia dialéctico-conductual. A través de estos tipos de terapias se aprenden maneras para ayudarse a uno mismo a sentirse mejor y a controlar el estado de ánimo, de tal manera que uno tiene el control de su vida, no de la depresión. Algunos adolescentes también se benefician de los medicamentos, como los antidepresivos.

Si tienes depresión, no significa que te esté pasando algo malo. Esto es realmente importante que lo sepas. La forma en que nos describimos puede tener un gran efecto en cómo nos sentimos, así que en vez de pensar, “Algo anda mal conmigo”, trata de pensar, “Ahora mismo estoy luchando con un estado de ánimo deprimido”. Esto puede marcar la diferencia.

Por último, no esperes a que te ayuden. Es mejor ser proactivo y buscar ayuda lo antes posible, si crees que la necesitas. Recuerda, las cosas pueden mejorar. Hay gente que puede ayudar.