Ask An Expert / Ansiedad

Tengo trece años y creo que tengo ansiedad social. Mis padres dicen que tengo comportamientos disruptivos. ¿Cómo puedo saber cuál de los dos tengo?

Es posible que se tengan ambos trastornos

Rachel Busman, PsyD
Rachel Busman, PsyD, ABPP

Senior Director, Anxiety Disorders Center; Director, Selective Mutism Service

Child Mind Institute

Tengo trece años y creo que tengo ansiedad social. Mis padres dicen que tengo comportamientos disruptivos. Quiero saber cómo puedo averiguar cuál de los dos tengo.

Bueno, para empezar, me parece maravilloso que quieras aprender más sobre estas cosas y me encantaría ayudarte, aunque, por supuesto, no puedo darte un diagnóstico sin saber qué está pasando en tu vida real.

Cuando pienso en el comportamiento disruptivo de un niño de 13 años, pienso en alguien quien se mete en problemas en la escuela, que rompe las reglas, tiene arrebatos de ira, no hacer la tarea, es impulsivo, desafiante y/o quien hace berrinches tipo crisis.

Cuando pienso en la ansiedad social, pienso en alguien que está más ansioso de lo normal en ciertas situaciones sociales. Todo el mundo se pone nervioso antes de hacer una presentación en clase o de realizar algún rendimiento en un concierto y en otras situaciones parecidas. Pero la ansiedad social es cuando te preocupas tanto de hacer o decir algo vergonzoso, de parecer estúpido o tonto, que no puedes hacer ciertas cosas que son bastante normales para los niños de tu edad. Es cuando te sientes tan ansioso porque temes que te verás o actuarás de una manera tan vergonzosa que te quedas paralizado, y evitas las cosas que temes que te pondrán en esa situación, como la participación en clase, comer en frente de otras personas o escribir algo que otras personas leerán.

Cuando te siente así de nervioso, es una sensación tan incomoda que harás todo lo posible para evitar las situaciones que desencadenen esta sensación. Esto puede incluir las cosas como ir a fiestas, tomar el autobús escolar, ir a la cafetería, estar con un grupo de amigos o simplemente caminar por el pasillo.

Entonces, la ansiedad social puede parecer un comportamiento disruptivo si te portas mal para salir de estas situaciones incómodas. Si la escuela es muy estresante, si te imaginas vívidamente a la gente riéndose de ti, hablando de ti o juzgándote, es posible que te pelees con tus padres para evitar la escuela, o que de plano faltes a la escuela. Puede ser que hagas un berrinche para evitar ir a algún lugar que te ponga extremadamente ansioso. Es posible que te enojes y que pierdas el control cuando te arrinconen con algo que te parezca angustiante. Y es posible que tus padres o profesores, que sin saber lo que estás sintiendo, interpreten este comportamiento como una oposición.

Es genial que nos preguntes sobre esto, pero ¿ya hablaste con tus padres? Sería bueno decirles cómo te sientes. Habla con ellos acerca de lo que tú crees que es ansiedad social, y observa si esos mismos sentimientos están siendo dirigidos hacia lo que ellos llaman “comportamiento disruptivo”.

Esto definitivamente suena como una situación que podría mejorar si hablas con ellos.

Si hablas acerca de los sentimientos que te están causando problemas, y del comportamiento con el que ellos tienen un problema, tal vez puedas resolver algo para ti y para ellos. Y si tienes ansiedad social, al buscar ayuda podrías aligera mucho del dolor que sientes. ¡Buena suerte!