Ask An Expert / Aprendizaje

Trabajo con una alumna que no quiere leer en voz alta y no responde en clase. ¡Por favor, ayúdeme!

Los niños que se paralizan cuando se les pide que participen o hablen en clase pueden estar muy ansiosos

Rachel Busman, PsyD, ABPP

Estoy teniendo un verdadero problema para ayudar a una niña de 7 años con la que he estado trabajando durante los últimos meses. Me ha estado viendo por cuestiones de lenguaje, pero el único problema que veo es que no le gusta leer en voz alta. La he escuchado leer y es bastante capaz. De hecho, está en el primer grado y lee por lo menos como si estuviera a la mitad del segundo grado. La mayoría de las veces no participa cuando estamos juntos y tengo que recurrir a algo que no esté relacionado con lo que su maestra quiere que hagamos.
Sus otras maestras han mencionado que cuando llega el momento de tomar un turno durante un juego, o de tocar una parte instrumental en la que su clase está trabajando, o de cantar, ella se niega rotundamente volviéndose totalmente indiferente. El profesor le hace una pregunta, le pide que toque una nota, o que dé un paso, o incluso que se levante, y ella se queda sentada y mirando en silencio. El profesor ha dicho que han esperado hasta varios minutos y ella no se mueve. Esto es un problema porque no tenemos ni idea de dónde está musicalmente. ¡¡¡Por favor, ayuda!!!

Muchas gracias por haberse comunicado con nosotros. Los profesores de esta niña están teniendo dificultades para medir en qué punto se encuentra académica o musicalmente, lo que, indudablemente, es un problema. Asimismo, usted está percibiendo indicios de que realmente está leyendo a un nivel avanzado, pero algo le impide demostrarlo.

Por lo que usted dice, parece que cuando no cumple una orden no está diciendo verbalmente que no quiere hacerlo, sino que simplemente se queda paralizada. A veces los niños se quedan callados cuando no entienden bien lo que se les pide. Pero algunas de las cosas que usted describe son muy sencillas, como dar un paso o ponerse de pie, así que no parece ser el caso. Algunos niños se niegan a hacer cosas porque están siendo desafiantes, pero en mi experiencia muchos de los niños con los que he trabajado que tienen este tipo de comportamiento de congelación pueden estar realmente ansiosos. Puede parecer que se están “negando” a hacer algo, pero en realidad están experimentando mucha angustia y no son capaces de hacer lo que se les pide. Ella podría tener mutismo selectivo, que es un trastorno de ansiedad caracterizado por la incapacidad del niño de hablar o interactuar en algunos entornos o con algunas personas. También podría tener un trastorno de ansiedad social, que consiste en una intensa autoconciencia y miedo a la vergüenza en algunas situaciones sociales.

Sugiero que todos los miembros del equipo que trabaja con esta niña, junto con sus padres, se reúnan para obtener más información. Hablen de lo que todos están observando y del contexto en el que ocurre, así como de cualquier otra variable que pueda estar en juego. Incluso si ya se le ha hecho una evaluación, parece que sería apropiado hacer una evaluación para ver si tiene un posible trastorno de ansiedad.