Ask An Expert / Ansiedad

Una niña, cuya madre está hospitalizada, llora diario perturbando la clase. ¿Deberíamos sentir lástima por ella o exigirle que cumpla

La enfermedad de un padre o una madre puede ser muy angustiante para un niño

Rachel Busman, PsyD
Rachel Busman, PsyD, ABPP

Senior Director, Anxiety Disorders Center; Director, Selective Mutism Service

Child Mind Institute

Una niña cuya madre fue hospitalizada por unas semanas, y luego estuvo en un centro de rehabilitación, llora diario en el salón de clases interrumpiendo a la clase con sus llantos. Ella ve al psicólogo en la escuela, pero no es suficiente para la niña. ¿Debería compadecerse o deberíamos exigirle que se desempeñe en la clase?

Parece ser una situación muy dura. Sin saber muchos detalles, es difícil generalizar, pero podemos inferir algunas cosas de su pregunta y espero que le pueda ofrecer algo de apoyo y algunas sugerencias.

Para cualquier niño, hay una tremenda angustia y molestia cuando un padre es internado en el hospital. Los niños dependen de sus padres para cuidarlos y mantenerlos seguros. Cuando una mamá tiene una enfermedad médica o psiquiátrica, incluso si ya está recuperándose, esto puede ser pertubador para el niño. No es raro ver problemas de ánimo (por ejemplo, llorar), de comportamiento y de apetito cuando un niño tiene que lidiar con situaciones como estas. Una disminución en el rendimiento escolar puede ir de la mano de un momento de estrés.

Ver a un psicólogo escolar es un excelente comienzo cuando un niño es identificado como alguien que tiene necesidades que van más allá de lo que un maestro podría y debería proveer. Pero tener solamente unas cuantas sesiones con un psicólogo escolar puede que no sea suficiente, y esta parece una situación en la cual se necesita hacer algo más.

Puede ser útil que los adultos en la escuela retrocedan un paso e intenten ver la situación desde la perspectiva de la niña. Para ella, la ausencia de su madre puede estar dándole miedo y ser la fuente de una gran incertidumbre. Ciertamente, esta niña no está intentando interrumpir el aprendizaje de sus compañeros de clase a través de sus llantos (aunque puede ser difícil recordar este hecho cuando usted está tratando de dirigir un salón de clases lleno).

A la niña probablemente le está costando mucho trabajo terminar su trabajo escolar, a pesar de que la esté presionando más para que cumpla. De hecho, en estos momentos es posible que ella necesite menos presión y más apoyo. El psicólogo escolar y los maestros deberían de estar en comunicación con la familia de la niña para poderle ofrecer un conjunto de expectativas claras. La niña debería saber que los adultos a su alrededor están comunicándose y que se preocupan por ella.

Finalmente, una evaluación completa de salud mental podría ayudarles a señalar exactamente cuales son las necesidades y las preocupaciones de la niña; ¿Su estrés es transitorio o lo ha tenido por un periodo de tiempo más largo? ¿Está deprimida o ansiosa o ambas?

Existen tratamientos excelentes, incluyendo terapia conductual de corto plazo, que pueden ser muy efectivos para los niños que están pasando por situaciones estresantes con su familia o en la escuela, así que espero que la familia o la escuela se comuniquen e inicien un diálogo.