No nos topamos muy a menudo con algo en la página 6 del New York Post que contribuye a nuestro entendimiento de la salud mental, pero uno nunca sabe. ¿Cómo pudimos haber resistido este título, Brad Pitt: “Estaba fumando mucha marihuana”? Resulta que el actor pasó por un periodo de depresión a finales de los noventa, y hablo de aquellos tiempos en una entrevista con el Hollywood Reporter.

“Estaba harto de mí mismo a finales de los noventa. Me estaba resguardando de todo eso de ser un famoso, estaba fumando muchísima marihuana, me sentaba en el sillón y me perdía, y me enojaba conmigo mismo”, dijo. “Llegué al punto donde me pregunté: ¿Cuál es el punto? Yo sé que soy mejor que esto”.

Aunque sea difícil imaginar a Brad Pitt perdido, ese es el punto: Es muy bueno que una persona con casi todo lo imaginable a su favor, sin contar a Angelina Jolie como su compañera, admitir que estaba seriamente deprimido. La depresión no respeta (o refleja) sus talentos y activos; puede acabar con las mejores y más brillantes personas, incluyendo al hombre más sexy del mundo. De hecho, dos de los hombres más sexys del mundo: George Clooney también reconoció recientemente su propia lucha contra la depresión, según el Post. “Clooney reveló recientemente su batalla con los sentimientos de desesperanza después de ser herido mientras filmaba Syriana. Clooney le dijo a Rolling Stone en noviembre que consideró el suicidio.”

Les daríamos una liga al artículo para que sepan más detalles, pero está detrás de una pantalla de pago en el sitio de Rolling Stone. En cualquier caso, estos son los tipos de admisiones que tienen potencial para ayudar a otros a admitir sus propios sentimientos profundamente negativos, especialmente los adolescentes. Los adolescentes que están severamente deprimidos y cubriendo su dolor tienen un riesgo muy elevado de suicidio, según el Dr. Alan Apter, que lo nota en este video, y que lo que más necesitan, dice él, son los modelos ejemplares que dejen claro que reconocer los sentimientos más oscuros no es anti masculino.