Consejos para una muerte traumática como suicidio o sobredosis

Es particularmente difícil hablar de una muerte traumática, pero los niños tendrán curiosidad acerca de cómo murió su ser querido y usted no debe evitar dar una explicación. Trate de darles información apropiada de acuerdo al desarrollo de los niños, sin abrumarlos. Por ejemplo, podría explicar que la persona tenía una enfermedad que causó que su cerebro dejara de funcionar como debería, y que los médicos trataron de resolver el problema pero no pudieron curarla.

A medida que los niños crecen, puede comenzar a dar más información. Si el ser querido murió por sobredosis, puede explicar que la enfermedad era una adicción, lo que hizo que esa persona quisiera más sustancia de la que era buena para ella. A los adolescentes, puede hacerles saber cuál era la sustancia específica y asegurarles que tener esta adicción no hizo que su ser querido fuera malo. A medida que los niños crecen, también pueden escuchar que la adicción se hereda en las familias. Si bien es importante tener esto en cuenta, puede explicar que la adicción es una enfermedad compleja causada por una combinación de los genes y el medio ambiente. Tener un familiar que tuvo dificultades con alguna adicción no significa necesariamente que ellos también tendrán dificultades con ellas.

Si el ser querido falleció por suicidio, podría explicar que tenía un trastorno psiquiátrico, que es una enfermedad en el cerebro y que causó su muerte. Evite compartir detalles preocupantes y asegure a los niños que las demás personas que los cuidan están sanos y estarán ahí para cuidarles.

Sea breve, concreto y transmita tranquilidad. Es de esperarse que el niño esté procesando esta muerte en el transcurso de muchos años a medida que su comprensión de la misma cambie con la edad. Lidiar con una pérdida tan difícil y traumática puede requerir la ayuda de un profesional.