¿Quién debe decirle al niño?

Si es posible, la persona más cercana al niño debe ser quien le dé la noticia triste, incluso si esa persona es uno de los padres y también está de duelo. Está bien si la persona que comparte la noticia está triste o llorando, pero no debería sentirse tan abrumada como para no tener control sobre sus emociones, lo que alarmaría aún más al niño en una situación que ya es aterradora y difícil. Si el padre afligido está demasiado perturbado como para transmitir la noticia con cierta calma, entonces debería ser la siguiente persona más cercana al niño quien dé la noticia.