Qué pueden hacer los maestros para ayudar a los estudiantes

  • Continúe la rutina tanto como sea posible. Los niños tienden a funcionar mejor cuando saben qué esperar. Volver a la rutina de la escuela ayudará a los estudiantes a sentir que los eventos preocupantes no han tomado control de todos los aspectos de sus vidas diarias.
  • Mantenga sus expectativas de los estudiantes. No tiene que ser en un 100%, pero necesitar hacer algo de trabajo escolar y tareas en el salón de clases es muy útil.
  • Esté pendiente a señales de que el niño necesita ayuda extra. Los estudiantes que no son capaces de funcionar debido a sentimientos de tristeza intensa, miedo o enojo, deben ser remitidos a un profesional de salud mental. Los niños pueden tener angustia que se manifiesta como dolencias físicas, tales como dolores de cabeza, dolores de estómago, o fatiga extrema.
  • Ayude a los niños a entender más acerca de lo sucedido. Por ejemplo, usted puede mencionar varios tipos de ayuda que llegan, y proveer ideas positivas para lidiar con el evento.
  • Considere hacer un homenaje. Los homenajes con frecuencia son útiles para conmemorar a las personas y cosas que se perdieron. Los homenajes escolares deben mantenerse cortos y apropiados a las necesidades y rangos de edad de la comunidad escolar en general. Es probable que los niños menores de 4 años no tengan el nivel de atención para participar. Un proveedor de cuidado conocido, amigo o familiar debe ser el acompañante durante un funeral o las actividades de homenaje.
  • Reitere a los niños que los oficiales de la escuela se están asegurando de que estén a salvo. Los miedos de los niños disminuyen cuando saben que los adultos de confianza están haciendo lo que pueden para encargarse de ellos.
  • Mantengase en comunicación con los padres. Hábleles acerca de los programas y actividades escolares para que ellos estén preparados para conversaciones que podrían continuar en casa. Estimule a los padres a limitar la exposición de los niños a los reportes de noticias.
  • Cuídese. Usted puede estar tan ocupado ayudando a sus estudiantes que puede descuidarse de usted mismo. Busque maneras para que usted y sus colegas se den apoyo mutuo.