Trastorno de ansiedad generalizada: Diagnóstico

El diagnóstico del TAG puede hacerse cuando la ansiedad del niño está fuera de control, está enfocado en un sin número de actividades diferentes, le provocan sufrimiento o daño importante y persiste “más días que los que no sufre” en un periodo de por lo menos seis meses.

El TAG se distingue de la típica preocupación por su exageración, mayor duración, falta de sucesos que la causan y por la ocurrencia, incluso cuando el desempeño en la escuela o cualquier otra actividad no están siendo evaluados.

Para ser diagnosticado, un niño debe de tener uno de estos síntomas: inquietud, sensación extrema, fatiga, pérdida de concentración, irritabilidad, tensión muscular o problemas para dormir.

Relacionado:

Por qué la ansiedad infantil suele pasar desapercibida (y sus consecuencias)