Trastorno de ansiedad generalizada: Tratamiento

El tratamiento para el TAG tiene un componente psicoterapéutico y farmacológico. En la terapia, la familia juega un papel integral en ayudar al niño en su búsqueda por controlar su ansiedad y sus efectos. Los niños realmente necesitan que sus padres los ayuden a superar los síntomas del TAG.

Psicoterapéutico: El TAG es a menudo tratado con terapia cognitivo-conductual o TCC (CBT, por sus siglas en inglés). La terapia de exposición, en la que el niño es expuesto en incrementos graduales a los factores de estrés y se le enseñan técnicas para manejar la respuesta a la ansiedad, puede ser eficaz para el TAG, pero difícil debido a la amplia gama de factores de estrés. Otra técnica implica enseñar al niño a reconocer los síntomas, a reconocer cómo su pensamiento contribuye a la ansiedad, y a entender que la respuesta de ansiedad está fuera de proporción de las cosas que la provocan. Eso se denomina como “descatastrofizar” en algunos círculos. Un curso de TCC para el TAG puede ser relativamente corto, de 10 a 20 sesiones, en donde el niño y su familia participan de las habilidades aprendidas en el mundo exterior fuera del consultorio.

Farmacológico. A menudo, el TAG responde muy bien al grupo de medicamentos antidepresivos denominados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o ISRS. Si estos no producen el resultado deseado, a menudo se prescriben ansiolíticos. La Buspirona puede ser tomada por un tiempo prolongado. Las benzodiazepinas son sedantes más fuertes y de acción rápida que funcionan bien para frenar los ataques de ansiedad, pero son recetados con moderación, ya que pueden crear hábito.

Relacionado:

Los mejores medicamentos para niños con ansiedad

Tratamiento del comportamiento para niños con ansiedad

Qué hacer (y no hacer) cuando los niños están ansiosos