Trastorno de estrés agudo: Diagnóstico

Para que su hijo sea diagnosticado con trastorno de estrés agudo, debe haber estado expuesto a un evento traumático que incluye una muerte o amenaza de muerte, lesiones graves o violación sexual. Podría haber experimentado el angustioso evento él mismo, haberlo presenciado o haber aprendido que le sucediio a un familiar cercano.

Para ser diagnosticado con este trastorno, un niño debe exhibir una variedad de los siguientes síntomas: Recuerdos recurrentes o intrusivos o sueños del evento

  • Estados disociativos en los que él siente que es recurrente
  • Angustia provocada por cosas que le recuerdan el evento y
  • Esfuerzos para evitar recuerdos angustiantes, pensamientos o sentimientos y situaciones que le recuerden el evento.

Otros síntomas incluyen irritabilidad, dificultad para dormir, hipervigilancia, problemas de concentración y estado de ánimo negativo.

El trastorno de estrés agudo se diagnostica solo si los síntomas persisten de 3 a 30 días después del evento.

Relacionado: 

Qué hacer (y no hacer) cuando los niños están ansiosos