Guía básica sobre el trastorno de comunicación social (pragmático)

Los niños con trastorno de comunicación social tienen dificultades para usar el lenguaje en situaciones sociales debido a problemas con lo que se denomina como pragmático, es decir, cómo se crea e interpreta el significado en las interacciones verbales y no verbales. En esta guía aprenderá de qué manera el trastorno de comunicación social afecta a los niños, cómo se diagnostica y cómo se trata.

Trastorno de la comunicación social (pragmático): ¿Qué es?

El trastorno de la comunicación social (pragmático) o TCS (SCD, por sus siglas en inglés) se caracteriza principalmente por el deterioro de lo que se denomina pragmática, es decir, el área de la lingüística que tiene que ver con la forma en que se crea e interpreta el significado en las interacciones verbales y no verbales. Los niños con este trastorno no tienen problemas para entender la estructura o la gramática de las palabras, o las capacidades cognitivas generales.

Tienen dificultades principalmente para usar el lenguaje en situaciones sociales, como saludos, compartir información, cambiar el habla para adaptarse a diferentes contextos sociales, comprender cosas que están implícitas pero no declaradas explícitamente, y funcionar en la conversación y la narración de cuentos.

El TCS es un trastorno recientemente definido. Los niños que tuvieron estos síntomas en el pasado han sido agrupados en la categoría de lo que se denominó trastorno generalizado del desarrollo no especificado o TGD-No especificado (PDD-NOS, por sus siglas en inglés), un tipo de trastorno del espectro autista, que conduce a un tratamiento y servicios inconsistentes. Los niños con trastorno del espectro autista pueden tener problemas de comunicación pragmáticos, pero también tienen una serie de otros síntomas directamente relacionados con los déficits en las interacciones sociales y el comportamiento.

Trastorno de la comunicación social (pragmático): A qué estar atento

Si un niño tiene un dominio sólido de muchas habilidades de comunicación y lingüísticas, pero parece tener dificultades para aplicarlas en el contexto de ciertas situaciones sociales, es posible que tenga un trastorno de comunicación social (pragmático). El retraso en alcanzar los hitos del lenguaje y el bajo interés en las interacciones sociales son señales del TCS. Si un niño rara vez inicia la interacción social con otros, o responde de una manera muy básica o atípica cuando se le hacen propuestas sociales, podría ser un indicio del trastorno. Este trastorno puede perjudicar la capacidad del niño para comprender, y mostrar la comprensión de, conceptos como narraciones, conversaciones y exposiciones más largas, y para responder adecuadamente a diferentes situaciones sociales. Los problemas asociados con el TCS son distintos de los déficits más generales asociados con las alteraciones en la capacidad cognitiva. El TCS afecta todos los diferentes tipos de comunicación verbal y no verbal: hablada, escrita, gesticular e incluso el lenguaje de señas.

Relacionado:

Hitos del desarrollo

Trastorno de la comunicación social (pragmático): Factores de riesgo

Los niños que tienen antecedentes familiares de trastornos del espectro autista, de comunicación o de aprendizaje específico tienen un riesgo mayor de tener un trastorno de comunicación social (pragmático) o TCS.

Trastorno de la comunicación social (pragmático): Diagnóstico

Para que un niño sea diagnosticado con trastorno de comunicación social (pragmático) o TCS, los síntomas del trastorno deben estar presentes en la primera infancia, aunque es posible que no se manifiesten plenamente hasta que las exigencias del habla, el lenguaje y la comunicación comiencen a sobrepasar sus habilidades pragmáticas. El trastorno del espectro autista debe ser descartado para diagnosticar el TCS.

Debido a que los síntomas descritos en el DSM no se definieron en ediciones anteriores, muchos individuos con dichos síntomas pueden haber sido incluidos en la categoría de trastorno generalizado del desarrollo no especificado o TGD-No especificado (PDD-NOS, por sus siglas en inglés).

Trastorno de la comunicación social (pragmático): Tratamiento

Aún no se conoce un tratamiento específico para el TCS. Se presume que la terapia del habla y el lenguaje diseñada para mejorar la pragmática del lenguaje puede ser de gran ayuda para estos niños, acompañada del entrenamiento de las habilidades sociales.

Relacionado:

Apoyar las necesidades emocionales de niños con discapacidades del aprendizaje

Entender las leyes de educación especial

Trastorno de la comunicación social (pragmático): Riesgo de otros trastornos

El trastorno de comunicación social (pragmático) o TCS puede coexistir con otros trastornos, como el trastorno del habla, trastorno específico del aprendizaje como el TDAH y con el trastorno del desarrollo intelectual.