Trastorno de la comunicación social (pragmático): A qué estar atento

Si un niño tiene un dominio sólido de muchas habilidades de comunicación y lingüísticas, pero parece tener dificultades para aplicarlas en el contexto de ciertas situaciones sociales, es posible que tenga un trastorno de comunicación social (pragmático). El retraso en alcanzar los hitos del lenguaje y el bajo interés en las interacciones sociales son señales del TCS. Si un niño rara vez inicia la interacción social con otros, o responde de una manera muy básica o atípica cuando se le hacen propuestas sociales, podría ser un indicio del trastorno. Este trastorno puede perjudicar la capacidad del niño para comprender, y mostrar la comprensión de, conceptos como narraciones, conversaciones y exposiciones más largas, y para responder adecuadamente a diferentes situaciones sociales. Los problemas asociados con el TCS son distintos de los déficits más generales asociados con las alteraciones en la capacidad cognitiva. El TCS afecta todos los diferentes tipos de comunicación verbal y no verbal: hablada, escrita, gesticular e incluso el lenguaje de señas.

Relacionado:

Hitos del desarrollo