Trastorno de la personalidad límite: Tratamiento

Existen varias formas especializadas de terapia que han sido desarrolladas para tratar el trastorno límite de la personalidad (TLP o borderline), pero el tratamiento con la evidencia más sólida para su efectividad se llama terapia dialéctico-conductual o TDC (DBT, por su siglas en inglés).  Se llama “dialéctico” porque involucra dos cosas que pueden parecer opuestas pero son importantes: la necesidad de aceptación y la necesidad de cambio.  

Primero, se validan los sentimientos del paciente o se aceptan sin juzgar. Una vez que el paciente se siente comprendido y apoyado, tendrá la capacidad de aprender modos de manejar y responder a esos sentimientos más efectivamente. Las habilidades que enseña la TDC incluyen afrontar situaciones difíciles, la tolerancia al desamparo y la interacción más efectiva con los demás.  

Otros tipos de psicoterapia que se han encontrado efectivos en el tratamiento del trastorno incluyen la terapia basada en la mentalización, terapia centrada en esquemas y la terapia centrada en la transferencia TFF, por sus siglas en inglés).  

Ningún medicamento, incluyendo antidepresivos, antipsicóticos y ansiolíticos puede tratar el trastorno límite de la personalidad, pero algunos pueden ayudar en el tratamiento de trastornos coexistentes tales como depresión, impulsividad o ansiedad.  

Podría requerirse hospitalización para tratar casos más intensos de adolescentes o adultos jóvenes con riesgo de autolesión y conductas suicidas.