Trastorno de pánico: Tratamiento

El tratamiento del trastorno de pánico suele tener mucho éxito y suele consistir en un componente farmacológico y psicoterapéutico.

Psicoterapeútico: Es probable que el médico comience por una terapia cognitivo-conductual o TCC (CBT, por sus siglas en inglés) para comenzar a reducir los patrones de conducta negativos basados en la evasión. Otra forma común de tratamiento es la terapia de exposición, que contrarresta la ansiedad anticipada a través de la exposición gradual a situaciones que están asociadas con los ataques.

Farmacológico: Se pueden prescribir varias clases de medicamentos para tratar los efectos de los ataques de pánico, empezando por los antidepresivos, que han demostrado ser eficaces. También se utilizan benzodiacepinas (Xanax, entre otras), aunque estos fármacos conllevan un riesgo de dependencia.

Relacionado:

Tratamientos conductuales para niños con ansiedad

Los mejores medicamentos para niños con ansiedad

Qué hacer (y no hacer) cuando los niños están ansiosos