Trastorno de síntomas somáticos: Tratamiento

Los terapeutas suelen usar la terapia cognitivo-conductual o TCC (CBT, por sus siglas en inglés) para ayudar a los niños a identificar los pensamientos que fomentan sus reacciones de ansiedad, con el objetivo de detener los comportamientos que empeoran su miedo. A través de la TCC, los niños con trastorno de síntomas somáticos pueden aprender a aceptar que sus pensamientos son sólo pensamientos, y no pruebas de ninguna enfermedad física.

Después de que un niño tenga cierto éxito con la TCC, puede someterse a una terapia de exposición con prevención de respuesta, que expone a los niños a los pensamientos temidos y a los factores estresantes en un entorno terapéutico, para disminuir gradualmente su poder y entrenar al niño a no reaccionar. Por ejemplo, a un niño que chequea frecuentemente sus signos vitales se le puede pedir que se abstenga de revisar su pulso por un período de tiempo determinado. A un niño que tenga miedo de ir al médico se le podría pedir que llamara al consultorio del médico y haga una cita. Del mismo modo, se les puede enseñar a los padres a ser menos reactivos a través de la terapia de exposición. El terapeuta también puede ayudar a las familias a establecer pautas sobre cuándo llamar al pediatra.

Farmacológico: A veces se recetan medicamentos antidepresivos como los Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o ISRS para ayudar a aliviar los síntomas de la ansiedad.

Relacionado:

Tratamiento del comportamiento para niños con ansiedad

Los mejores medicamentos para niños con ansiedad

Qué hacer (y no hacer) cuando los niños están ansiosos