Trastorno de Tourette: A qué estar atento

Los niños con el trastorno de Tourette suelen empezar a mostrar tics entre los siete y los diez años aproximadamente, y alcanzan su punto máximo durante la adolescencia. Para muchos niños, los síntomas disminuyen o desaparecen en los primeros años de la edad adulta. Los tics motores, como el parpadeo y los movimientos espasmódicos de la cara, la cabeza, el cuello y/o los hombros, suelen aparecer antes que los tics vocales, como los aullidos y la repetición de palabras. No todos los tics indican el trastorno de Tourette. Si su hijo no tiene tics motores y a la vez vocales no tiene el trastorno.