Guía básica sobre la discapacidad intelectual

Los niños con discapacidad intelectual (también conocido como trastorno del desarrollo intelectual), tienen déficits en el funcionamiento intelectual general. Tienen problemas con habilidades como el razonamiento, la planificación, el juicio, el pensamiento abstracto y muchos tipos de aprendizaje. Nuestra guía explora las señales de TDI y cómo se diagnostican.

Discapacidad intelectual: ¿Qué es?

La discapacidad intelectual (también conocida como trastorno del desarrollo intelectual) es un trastorno del desarrollo neurológico caracterizado por deficiencias en el funcionamiento intelectual general, como el razonamiento, la planificación, el juicio, el pensamiento abstracto, el aprendizaje académico y el aprendizaje experimental. Estos trastornos también pueden provocar deficiencias en el funcionamiento práctico, social y académico. Los síntomas de la discapacidad intelectual, un trastorno relativamente nuevo, en el pasado caían en la categoría de “retraso mental”.

Discapacidad intelectual: A qué estar atento

Los niños con discapacidad intelectual aprenden más lentamente que los niños con un desarrollo típico. Estos déficits de aprendizaje generalmente se aplican a muchos tipos de aprendizaje y a través de diferentes etapas de desarrollo. Los niños pequeños con este trastorno pueden aprender a sentarse, gatear, caminar o hablar más tarde que otros niños. La mayoría de los niños con este trastorno tiene dificultades para desarrollar las habilidades de comunicación, así como para interpretar y aplicar la nueva información. Estos niños suelen tener problemas para mantenerse al día en la escuela.

Los niños mayores con discapacidad intelectual pueden mostrar déficits en las habilidades de memoria, sociales y de resolución de problemas. La falta de inhibiciones sociales también puede ser una señal de que un niño tiene este trastorno, no porque el niño esté “portándose mal” o “rebelándose”, sino porque tiene dificultades para interpretar las señales que indican qué tipos de comportamiento son apropiados en una situación determinada.

Los niños con discapacidad intelectual a menudo tienen dificultades con las habilidades de adaptación, o las tareas de la vida diaria, que típicamente los demás niños no experimentan.

Relacionado:

Hitos del desarrollo

Discapacidad intelectual: Factores de riesgo

Los factores de riesgo incluyen síndromes genéticos, malformaciones cerebrales, influencias ambientales como el alcohol o las toxinas, problemas relacionados con el trabajo de parto y el parto, lesiones cerebrales traumáticas, infecciones, trastornos convulsivos, privación social y más.

Discapacidad intelectual: Diagnóstico

Las pruebas estandarizadas, como la prueba de coeficiente intelectual, se utilizan para determinar el nivel de desarrollo intelectual de un niño. Una puntuación inferior a 70 en una prueba de CI estandarizada indica que podría tener un trastorno del desarrollo intelectual. Para que un niño sea diagnosticado oficialmente, debe también exhibir deficiencias en dos o más áreas específicas del comportamiento de adaptación, tales como habilidades de comunicación, habilidades interpersonales, o habilidades de la vida diaria, como vestirse y usar el baño. El inicio de la discapacidad intelectual suele ser antes del nacimiento, a menos que se deba a una lesión específica o a una exposición tóxica antes de los 18 años.

Discapacidad intelectual: Tratamiento

La discapacidad intelectual es un trastorno de por vida. Es tratado a través de programas de gestión y rehabilitación (incluidos programas de educación especial) destinados a ayudar a los niños con el trastorno a adquirir habilidades de adaptación para que puedan vivir vidas saludables, felices y relativamente independientes.

Relacionado:

Consejos para proteger a su hijo contra el acoso escolar

¿Su hijo está siendo acosado?

Cómo hacer que los juegos de mesa funcionen para los niños de todas las edades y necesidades

Entender las leyes de educación especial