Trastorno depresivo persistente: A qué estar atento

Un niño con el trastorno depresivo persistente parece estar irritable, de mal humor, triste o pesimista durante un largo período de tiempo. Otros síntomas pueden incluir problemas de conducta, bajo rendimiento en la escuela, baja autoestima y dificultad para interactuar con otros niños en situaciones sociales. La intensidad de los síntomas individuales puede ir y venir a lo largo de un período de años, pero normalmente los síntomas no desaparecen durante más de dos meses seguidos. Debido a que el trastorno suele presentarse en los niños al mismo tiempo que otros trastornos psicológicos con síntomas similares, puede ser particularmente difícil de diagnosticar.

Relacionado:

Qué lleva a la autolesión y cómo tratarla