TEI: Factores de riesgo

Los niños que han experimentado traumas físicos y emocionales son más propensos a desarrollar el trastorno explosivo intermitente, al igual que los que tienen parientes de primer grado que padecen el trastorno.