Guía básica sobre el trastorno por atracón

Un niño con el trastorno por atracón suele consumir cantidades inusualmente grandes de alimento en cortos periodos de tiempo, a menudo en secreto, con una sensación de estar fuera de control. En esta guía usted encontrará consejos para detectar los síntomas del trastorno por atracón, así como información sobre su diagnóstico y tratamiento.

Trastorno por atracón: ¿Qué es?

Si bien puede que todos coman en exceso de vez en cuando, un niño que sufre del trastorno por atracón consume regularmente grandes cantidades de comida en periodos de tiempo relativamente cortos, con la sensación de que su compulsión al comer está fuera de su control.  Los niños o adolescentes que sufren el trastorno comen en exceso de manera compulsiva, a menudo en secreto, y experimentan un gran sentimiento de culpa o vergüenza.  Las personas que se dan atracones pueden tener un peso normal, sobrepeso u obesidad.  Y a diferencia de la bulimia, los atracones no involucran “purgas” o vómitos autoinducidos.  

Trastorno por atracón: A qué estar atento

Un niño con el trastorno por atracón no necesariamente tiene sobrepeso. Las señales a las que estar atento incluyen ingerir cantidades inusualmente grandes de comida, comer sin hambre, comer rápidamente, y sentirse deprimido, enojado o avergonzado por sus hábitos alimenticios.  Los niños y adolescentes que tienen el trastorno a menudo ocultan sus atracones de aquellos que los rodean, lo que hace que los síntomas sean particularmente difíciles de detectar.  También es común en quienes tienen el trastorno que bajen o aumenten de peso repetidamente, lo que se conoce como “dieta del yo-yo”. 

Relacionado:

Cómo ayudar a su hija a tener una imagen corporal saludable

Trastorno por atracón: Factores de riesgo

El trastorno puede ser hereditario, por lo que un niño con un historial familiar del trastorno por atracón es más propenso a desarrollarlo.   

Relacionado:

Trastornos alimentarios y universidad

Los trastornos alimentarios: ¿Por qué afectan más a las niñas?

Trastorno por atracón: Diagnóstico

Para que un niño sea diagnosticado con el trastorno por atracón, debe ingerir repetidamente grandes e inusuales cantidades de comida, en periodos de tiempo relativamente cortos, y sentir que esos periodos de intensa alimentación están fuera de su control.  Para calificar dentro del trastorno deben estar presentes en el comportamiento del niño al menos tres de los siguientes factores: comer rápidamente, comer hasta el punto de sentirse incómodamente satisfecho, comer cuando no se tiene hambre y sentirse molesto, deprimido o avergonzado después de haber comido.  El comportamiento debe ocurrir por lo menos dos veces por semana en un periodo de seis meses.  No involucra, como ocurre en la bulimia, la autoinducción del vómito después de haber comido en exceso.

Trastorno por atracón: Tratamiento

Los tratamientos para el trastorno por atracón incluyen psicoterapia, medicamentos, programas conductuales para la pérdida de peso y estrategias de autoayuda. El objetivo principal del tratamiento, reducir o eliminar el hábito de los atracones, puede ir de la mano con el objetivo de perder peso.  Sin embargo, no todos los niños y adolescentes que sufren el trastorno necesitan bajar de peso.  La psicoterapia, en particular la terapia cognitivo-conductual, puede ayudar a los pacientes a lidiar con los temas que pueden provocar los atracones de comida, como una imagen corporal negativa, ansiedad o depresión.  La psicoterapia interpersonal puede ayudar con los atracones provocados por relaciones difíciles con los demás, incluidos los miembros de la propia familia. Si bien no hay medicamentos específicos para tratar el trastorno por atracón, existe cierta evidencia que sugiere que los antidepresivos y el anticonvulsivo topiramate (Topamax) pueden ser útiles en el tratamiento de casos particularmente difíciles.  

Relacionado:

DBT: ¿Qué es la terapia dialéctico-conductual?

El papel de la familia en la recuperación de los trastornos alimentarios

Trastorno por atracón: Riesgo de otros trastornos

Es importante realizar una valoración cuidadosa para descartar bulimia. Los trastornos más comunes que suelen acompañar al trastorno por atracón son el trastorno bipolar, trastorno por depresión, trastorno por ansiedad y trastornos relacionados con el consumo de sustancias.