Trastorno por atracón: A qué estar atento

Un niño con el trastorno por atracón no necesariamente tiene sobrepeso. Las señales a las que estar atento incluyen ingerir cantidades inusualmente grandes de comida, comer sin hambre, comer rápidamente, y sentirse deprimido, enojado o avergonzado por sus hábitos alimenticios.  Los niños y adolescentes que tienen el trastorno a menudo ocultan sus atracones de aquellos que los rodean, lo que hace que los síntomas sean particularmente difíciles de detectar.  También es común en quienes tienen el trastorno que bajen o aumenten de peso repetidamente, lo que se conoce como “dieta del yo-yo”. 

Relacionado:

Cómo ayudar a su hija a tener una imagen corporal saludable