Bulimia: A qué estar atento

Una niña con bulimia nerviosa puede parecer que tiene un peso saludable para su edad, y parecer que come normalmente. La bulimia es mucho más difícil de detectar que la anorexia, y mantenerlo en secreto es una faceta clave del trastorno. Pero hay señales a los que hay que prestar atención. Puede estar deshidratada y experimentar reflujo ácido por los frecuentes vómitos, junto con dolores de garganta, glándulas inflamadas y el deterioro de los dientes debido al contacto con los ácidos estomacales. Las ausencias repentinas de la cena o las salidas rutinarias al baño justo después de comer son indicios clave. Una imagen corporal poco realista también es un posible signo de bulimia, como en el caso de la anorexia. Los bulímicos suelen preferir los atracones y las purgas en privado.

Relacionado:

Señales de que una estudiante universitaria tiene un trastorno alimentario