Bulimia: Diagnóstico

La clave para diagnosticar la bulimia nerviosa es observar si una niña es comedora compulsiva (atracones de comida), lo que significa que consume mucho más en un período determinado que el promedio, y tiene una “sensación de falta de control” durante el episodio de atracón, que a menudo se describe como una especie de experiencia “fuera del cuerpo”.

El diagnóstico también requiere que compense el episodio de atracón de manera inapropiada, vómitos autoinducidos, uso de laxantes o diuréticos fuera de lo indicado, ayuno o ejercicio excesivo, y que su imagen de sí misma esté dominada por su peso corporal y su apariencia. El comportamiento de atracón y compensación debe presentarse en promedio una vez a la semana durante 3 meses.