Bulimia: Tratamiento

Psicoterapéutico: El manejo del comportamiento es el tratamiento de primera línea para la bulimia. Los profesionales abordan el peligroso y preocupante comportamiento de purga y se aseguran de que el paciente esté sano antes de pasar a intervenciones más duraderas.

La terapia cognitivo-conductual o TCC (CBT, por sus siglas en inglés) se emplea para alterar la imagen corporal y los hábitos alimenticios, enseñando a los pacientes de qué manera sus pensamientos se convierten en sentimientos y acciones no deseados e incluso perturbadores. La TCC es efectiva en un 50 a 60% de los casos tratados. También se emplea la terapia interpersonal, que se centra en cómo las relaciones del niño con otros afectan sus sentimientos y acciones.

Farmacológico: Si la terapia conductual no da los resultados deseados, los medicamentos antidepresivos, en particular los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o los ISRS, pueden tener resultados positivos.

Además, la educación nutricional puede ser necesaria para convencer a alguien con bulimia de los efectos desastrosos de su trastorno, y puede ayudarlo a corregir su comportamiento.

Relacionado:

El papel de la familia en la recuperación de los trastornos alimentarios

Cómo ayudar a a alguien con un trastorno alimentario en la universidad