Trastorno específico del aprendizaje: A qué estar atento

Los signos de un trastorno del aprendizaje suelen hacerse evidentes cuando un niño comienza el preescolar o la escuela primaria, y enfrentan dificultades en una o más de las áreas fundamentales del aprendizaje: lectura, escritura y matemáticas. Los primeros signos de que un niño podría tener un trastorno del aprendizaje relacionado con el lenguaje son las dificultades para rimar, asociar los sonidos con los símbolos y ordenar los sonidos en el orden correcto. Los retrasos en el habla y los problemas persistentes para encontrar las palabras adecuadas también pueden ser indicadores del trastorno, así como la dificultad para seguir instrucciones, la dificultad para pronunciar las palabras desconocidas y la confusión con los patrones del lenguaje.

Entre las señales que pueden indicar que un niño podría tener un trastorno del aprendizaje relacionado con las matemáticas se incluyen problemas con las operaciones matemáticas y dificultades con el razonamiento matemático (resolver problemas). Un niño con el trastorno puede confundir los símbolos básicos como “+” y “-” y cometer errores simples de cálculo. Un problema de matemáticas puede ser incorrecto por un solo dígito o el valor de la posición puede ser incorrecto. Para algunos niños con trastorno específico del aprendizaje, aprender un nuevo concepto mientras siguen una lección en el salón de clases puede ser fácil, pero reproducir y aplicar los nuevos conocimientos en casa puede resultar sumamente difícil.