Trastorno específico del aprendizaje: Tratamiento

Aunque no hay cura para un trastorno específico del aprendizaje, hay muchas maneras de mejorar las habilidades de lectura, escritura y matemáticas de un niño. El tratamiento suele incluir el fortalecimiento de las habilidades, como el desarrollo de una estrategia de aprendizaje adaptada para aprovechar las fortalezas del niño. Por ejemplo, la repetición y los dispositivos mnemotécnicos pueden facilitar la memorización de una fórmula matemática, y hacer un dibujo para ilustrar un problema de palabras puede ayudarle a un niño a visualizar lo que se le pide.

El tratamiento de los trastornos específicos del aprendizaje a menudo también implica la enseñanza multimodal. Si un niño tiene problemas para entender un tema sólo con los ojos y los oídos, otros sentidos como el tacto, el gusto e incluso el olfato pueden desempeñar un papel importante en el proceso de aprendizaje. Del mismo modo, aprender a convertir un tipo de problema a otro formato puede ayudar (por ejemplo, cambiar un problema matemático tradicional por un problema descrito mediante las palabras). Un especialista en aprendizaje puede ayudar a definir los servicios o adaptaciones de los que un niño podría beneficiarse en la escuela. La psicoterapia, en particular la terapia cognitivo-conductual o TCC (CBT, por sus siglas en inglés), también puede ser útil para tratar los problemas emocionales y de conducta que pueden acompañar a un trastorno específico del aprendizaje.

Relacionado:

Ayuda para niños que tienen problemas con el aprendizaje

Apoyar las necesidades emocionales de niños con discapacidades del aprendizaje

Entender las leyes de educación especial

¿Qué puede hacer realmente el entrenamiento cerebral por los niños?

¿Qué es un terapeuta educativo?