¿Por qué algunos niños con TDAH son propensos a tener comportamientos disruptivos?

El desafío y los arrebatos emocionales no son en sí mismos síntomas del TDAH, pero los niños con TDAH corren un mayor riesgo de desarrollar comportamientos disruptivos. Algunos niños que tienen TDAH tienden a frustrarse y abrumarse por las exigencias impuestas y no poder cumplir de manera consistente, debido a los déficits inherentes en la atención, el control de los impulsos y el control de su nivel de actividad.

Hacer las transiciones de una actividad a otra puede ser particularmente difícil para los niños con TDAH en el salón de clases, especialmente cuando implican detener alguna actividad que encuentran más estimulante que la que sigue. Los médicos lo llaman una incapacidad para “cambiar la atención”, y puede resultar en que los niños interrumpan la clase o se porten mal.