Consejos para ayudar a los niños a hablar

  • Conviértase en un comentarista deportivo: Haga una recapitulación juego por juego de lo que el niño está haciendo: “Estás dibujando una flor” o “Veo que estás señalando el dibujo del libro”. Esto ayuda a transmitir el interés en lo que el niño está haciendo y es una buena técnica cuando el niño no está siendo verbal.
  • Espere 5 segundos: Cuando hacemos una pregunta, a menudo no damos a los niños suficiente tiempo para responder. Esperar cinco segundos sin repetir la pregunta o dejar que alguien responda por un niño es una buena regla. También ayuda a los niños a aprender a tolerar su ansiedad.
  • Utilice los elogios etiquetados: En vez de decir “¡buen trabajo!” sea específico: “¡buen trabajo diciéndome que quieres jugo!” De esta manera los niños saben exactamente por qué están siendo elogiados, y se sienten motivados a seguir haciéndolo.
  • Reformule su pregunta: En lugar de hacer preguntas que puedan ser respondidas con un sí o un no—o, incluso, asintiendo con la cabeza o moviéndola— haga una pregunta que propicie más una respuesta verbal. Intente darle opciones (“¿Quieres una estampa de un cachorro o una estampa de una estrella?”) o hacer preguntas más abiertas, como “¿A qué deberíamos jugar después?”.
  • Practique el eco: Repita o parafrasee lo que el niño está diciendo. Esto lo refuerza y le hace saber que ha sido escuchado y comprendido. Para los niños que hablan en voz muy baja, repetir lo que dicen también les ayuda a participar en grupos más grandes.