Diagnóstico diferencial

¿Qué causa estos síntomas?

¿Son los pensamientos, las emociones y las conductas inquietantes de su hija el resultado de un trastorno de salud mental o de un trastorno por consumo de sustancias? Averiguar qué síntomas provienen de cada trastorno y qué problema comenzó primero se llama diagnóstico diferencial. Es importante determinar el diagnóstico diferencial, porque el tratamiento de un trastorno de salud mental puede ser muy diferente del tratamiento de un trastorno por abuso de sustancias.

Puede que le preocupen los cambios de humor y sospeche que su hija tiene un trastorno bipolar, cuando en realidad ha estado consumiendo opiáceos y cocaína. De manera similar, se podría diagnosticar a un chico con un trastorno por consumo de cannabis (marihuana) sin considerar que puede haber algo más que esté sucediendo o que esté en la raíz del problema, como la ansiedad o una experiencia traumática.

Encontrar el tratamiento adecuado se complica cuando los adolescentes o los adultos jóvenes no informan de todo lo que sucede en sus vidas. Cuando los jóvenes son remitidos para recibir ayuda por un trastorno de salud mental, a menudo pueden ser reacios a hablar sobre su consumo de sustancias. Del mismo modo, los jóvenes que son evaluados por problemas de abuso de sustancias a menudo evitan hablar de problemas emocionales o de comportamiento.

Esta falta de información puede dificultar la obtención de un diagnóstico preciso. Por eso es fundamental que los médicos tengan una visión completa de los síntomas que se produjeron primero y de cuándo comenzó el abuso de sustancias. Usted puede ayudar a animar a su hija a que hable sobre lo que realmente está pasando en su vida, y también puede ayudar a llenar los vacíos. Puede compartir información sobre el historial de su hija y de su familia, así como sobre otros factores, como problemas recientes (por ejemplo, falta de asistencia a la escuela, cambios en los patrones de sueño o de alimentación, etc.).

Los síntomas conductuales que pueden resultar tanto de los trastornos de salud mental como del abuso de sustancias incluyen:

  • Mal humor
  • Dormir más o menos de lo habitual
  • Paranoia
  • Evitar amigos y situaciones
  • Comportamiento errático

Cómo obtener una evaluación

No existen pruebas de laboratorio para diagnosticar trastornos de salud mental o de abuso de sustancias, por lo que el diagnóstico diferencial depende de los informes del paciente, su familia, maestros y otros médicos, y de las observaciones del médico. Esta imagen de lo que está sucediendo se compara con los criterios del DSM-5, que los profesionales utilizan para ayudar a diagnosticar.

Aquí hay algunos ejemplos de preguntas que un médico tratará de responder:

  • ¿La tristeza está relacionada con una pérdida, o es algo inesperado?
  • ¿El adolescente está usando sustancias como una forma de enfrentar la situación?
  • ¿Es el abuso de sustancias una respuesta a acontecimientos estresantes de su vida?
  • ¿La impulsividad forma parte de la personalidad del niño, o está vinculada a la hiperactividad, o es más maníaca y autodestructiva?
  • ¿El objetivo de su consumo de sustancias es buscar la excitación o escapar de la realidad?

Ejemplos de resultados

El diagnóstico diferencial puede revelar que el abuso de sustancias es una consecuencia de un trastorno de salud mental. A continuación se presentan algunos ejemplos de cómo el abuso de sustancias puede ser consecuencia de un trastorno de salud mental:

  • El alcohol puede ser un autotratamiento para la ansiedad, la depresión o el trastorno bipolar.
  • El uso de la marihuana a menudo está ligado a trastornos psicóticos, TDAH y ansiedad.
  • Los opiáceos (Percocet, Tylenol con codeína) y las benzodiacepinas (Xanax, Ativan) son más propensos a ser utilizados por jóvenes con trastorno desafiante oposicional, trastorno de conducta y trastorno límite de la personalidad.
  • El consumo de anfetamina (Adderall) puede ser una respuesta a la ansiedad y el estrés abrumadores relacionados con el rendimiento académico.

Por otra parte, es posible que los síntomas psiquiátricos de salud mental sean el resultado del efecto directo de la sustancia en el cerebro. Una vez más, he aquí algunos ejemplos:

  • El consumo de alcohol puede causar importantes fluctuaciones en el estado de ánimo.
  • El uso de la nicotina puede imitar los síntomas de la ansiedad.
  • Las drogas psicodélicas pueden causar estados psicóticos.

Incluso aunque resulte que el abuso de sustancias de un joven y sus síntomas de salud mental no estén relacionados, sí pueden empeorarse mutuamente.

En las siguientes secciones se presentan los trastornos de salud mental de los adolescentes, sus síntomas y tratamiento, y las cuestiones relacionadas con las sustancias que suelen concurrir con estos trastornos.