Deambulado entre los niños en el espectro

La tendencia de los niños en el espectro de alejarse impulsivamente es un gran problema de seguridad. Salirse sin avisar, acción también conocida como deambulado o huida, puede tener resultados trágicos, ya que los niños que se han sentido atraídos por el agua se han ahogado. El comportamiento se atribuye en parte a una disminución de la sensación de peligro, que podría inhibir a un niño neurotípico de abandonar a sus cuidadores. Otras explicaciones para las huidas van desde los dirigidos hacia el objetivo (dirigirse a un lugar favorito, perseguir algo de interés), hasta escapar de un factor estresante (una situación de ansiedad o un estímulo sensorial incómodo).

En una encuesta, más de 800 padres informaron que aproximadamente el 50 por ciento de los niños de entre 4 y 10 años con un TEA se escapan en algún momento, cuatro veces con mayor frecuencia que sus hermanos no afectados. El comportamiento llega a su punto máximo a los 4 años, pero casi el 30 por ciento de los niños con TEA entre los 7 y 10 años siguen fugándose, ocho veces más que sus hermanos no afectados.

El sitio de Autism Wandering Awareness Alerts Response and Education Collaboration (AWAARE, por sus siglas en inglés) tiene consejos para las familias sobre cómo hacer del hogar un lugar seguro y otras medidas para evitar el deambulado.

Lea más sobre autismo y deambular aquí.